La extraña herencia de Anna Nicole Smith

Una maldición parece haber perseguido a esta sex-symbol que soñó con ser la nueva Marilyn Monroe y llegó a casarse con un millonario. Tras una vida de excesos marcada por la desaparición de muchos de sus familiares, su muerte entre sábanas blancas y frascos de medicamentos vacíos parece escrita por guionista de cine negro

Un atraco de película
Una cosa es cierta: en los próximos días, meses e incluso años su leyenda no dejará de crecer, aunque sea en el peor de los sentidos posibles. El vídeo de la agonía de Anna Nicole Smith a la puerta del hotel, con los médicos intentando reanimarla una y otra vez sin éxito antes de subirla a la camilla a la ambulancia, ha sido uno de los más vistos en Internet después de que la agencia Splash News & Picture pagase medio millón de dólares por el mismo a un videoaficionado con suerte. Y la primera gran exclusiva suya post-morten tampoco se ha hecho esperar: las fotos publicadas en portada por The Tribune de Nassau, la capital del archipiélago, con el ministro de Inmigración de las Bahamas en la cama, Mr. Shane Gibson, abrazados y riendo como descosidos entre ramos de flores en el día del cumpleaños de Anna, ha desencadenado una crisis de gobierno. El político le concedió el permiso de forma irregular de residencia y la habría estado protegiendo en secreto desde la muerte de Daniel.
¿Quién está detrás de la publicación de esas fotos? La pregunta del millón de dólares apunta a Horizons, residencia oficial de Anna Nicole y de su familia desde que decidió refugiarse en las Bahamas para dar a luz. La pasada semana los cerrajeros actuaron dos veces. Primero a petición de un tal Godfrey Ben Thompson, agente inmobiliario y ex-amante de la modelo, que niega haberle regalado nunca la lujosa mansión. Y la segunda vez por orden de Wayne Munroe, abogado de Howard K. Stern, quien, tras declarar en rueda de prensa que la casa siempre ha pertenecido todo este tiempo a su cliente, anunció que acababa de interponer una denuncia por el robo de unos ordenadores, joyas y diversos objetos personales extraídos ilegalmente de la vivienda.
Pero si a la larga lista de visitantes inesperados dignos del mejor cine de enredo añadimos los nombres del ministro de inmigración y de su señora madre, amiga personal de Anna Nicole, que habrían entrado en la casa en algún momento de la semana pasada para llevarse algunas cosas, el asunto de las entradas y salidas de material incendiario en la casa da que pensar. Conociendo la irresistible afición de Anna Nicole Smith por el arte de la fotografía y el vídeo aquí hay herencia para hacer rico a más de un "ex".

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más