Carmen Cervera ha anulado este año sus tradicionales vacaciones entre Ibiza y Mallorca para refugiarse en su casa de Sant Feliu de Guixols con sus hijas recién nacidas, María del Carmen y Guadalupe Sabina. Mientras tanto, su hijo mayor, Borja, pasa el verano en Ibiza junto a su novia, la modelo Blanca Cuesta.

Que estén en la isla pitiusa no significa que no hayan conocido a las niñas. Borja y Blanca comentaron ayer que ya han visto a las pequeñas, que son muy guapas y que Carmen está muy feliz. Las niñas, como se sabe, nacieron en Los Ángeles, la baronesa Thyssen las adoptó allí y hace unas semanas, las tres, acompañadas de dos enfermeras pusieron rumbo a España. La baronesa todavía no se ha dejado ver con los bebés así que, de momento, sólo tenemos el testimonio de Borja que a los veintiséis años ha dejado de ser hijo único.

Borja, y también su novia, están encantados con las hermanitas con las que convivirán cuando todos estén en Madrid. Ellos, por el momento, continúan en Ibiza, paseando por el puerto, saliendo a navegar en el velero o viviendo la famosa noche de la isla. No es difícil reconocerlos porque ambos lucen unos espectaculares cuerpos de gimnasio que con la ropa de verano pasa aún menos desapercibidos.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más