Rocío Jurado ha regresado a su casa de la Moraleja después de permanecer nueve días ingresada en la clínica Montepríncipe. La cantante ha vuelto a su domicilio para continuar su recuperación arropada por su familia, que ha sido su mayor apoyo desde que comenzara su lucha contra el cáncer. La más grande ha salido por la puerta principal muy sonriente y dando las gracias continuamente, con la ventanilla del coche bajada, a las decenas de personas que se agolpaban esperando verla. Con ella, en el asiento trasero, iban su marido José Ortega Cano y su hija Rocío Carrasco, mientras que su hermano, Amador Mohedano, y su esposa Rosa Benito, que aseguraban mediante gestos que se todo estaba bien, les seguían en otro vehículo.

Rocío Jurado ingresó el pasado día 19 de abril para someterse a un chequeo completo ya que, según explicó su marido José Ortega Cano, les había dado "un pequeño susto". "Estaba baja de hemoglobina y eso hizo pensar en que podía haber una hemorragia, que podría haber sangrado, pero finalmente no ha sido así" aseguró el diestro, quien añadió que los médicos les habían dicho que Rocío "está muy bien y que está respondiendo a su tratamiento con bastante normalidad".

También su hermano, Amador Mohedano, indicó que le iban a hacer unas pruebas rutinarias, que no revestían gravedad. Fue el pasado día ocho de abril cuando Rocío Jurado recibió el alta hospitalaria después de permancer tres meses en Houston y quince días en la misma clínica.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más