Raquel Mosquera pasea feliz con su hija por las calles de Madrid

Visiblemente recuperada, Raquel Mosquera parece retornar a su rutina habitual después de permanecer más de un mes hospitalizada a causa de una crisis de ansiedad en el centro médico López Ibor, especializado en enfermedades psíquicas. A pesar de no haber recibido el alta definitivo -prosigue en tratamiento ambulatorio y visita cada lunes la López Ibor- la peluquera ha comenzado a llevar una vida normal.

Pasea con su hija aprovechando el buen tiempo reinante; acude al gimnasio con la pequeña Raquel, quien mientras su madre se ejercita se queda en la guardería del centro deportivo; y visita cada día su peluquería para supervisar personalmente la marcha de su negocio.

La sonrisa parece haber vuelto al rostro de Raquel Mosquera después de pasar unas duras semanas, primero por sus problemas de salud y después por las disputas familiares que se desataron por la custodia de la pequeña Raquel. Desde que saliera de la clínica, la peluquera se ha mantenido en silencio y se ha consagrado al cuidado de su hija y a recuperarse. Poco se ha dejado ver en público, tan sólo la semana pasada acudió al tanatorio de La Paz para dar el pésame a la familia de Rocío Dúrcal, aunque en aquella ocasión como en el último mes no ha quiso hacer ningún comentario.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más