Rocío Jurado ya tiene el alta médica del hospital Anderson de Houston y desde allí lo más seguro es que se traslade, acompañada de José Ortega Cano, a su casa de Miami para reponer fuerzas antes de regresar a España. La artista evoluciona según lo esperado. No es cierto que haya sido intervenida de urgencia como se ha especulado estos días se ha tratado de una prueba médica algo delicada aunque sus familiares prefieren no dar más detalles. La cantante de Chipiona no tenía previsto regresar a Houston hasta el próximo mes de marzo pero ciertas molestias le hicieron adelantar la visita y viajó a Estados Unidos a principios de esta semana.

Con ella, como siempre desde que le fue detectada la enfermedad, viajó su marido y días después se unían a ellos Rocío Carrasco, la hija mayor de la cantante de Chipiona, y Rosa, cuñada de Rocío. En los viajes anteriores a Houston, Rocío hija no estuvo con su madre lo que ha podido dar lugar a que se especulara que se trataba de una operación, lo que no es cierto, y de más gravedad de lo que en realidad ha sido. La prueba que han realizado a la más grande, era delicada y por ese motivo quisieron estar allí.

’En un momento de esperanza’
Hace unas semanas, Rocío, emocionada y valiente, hablaba de la enfermedad que le fue detectada hace un año y medio. La cantante resumía con estas claras palabras el momento en el que se encuentra: "Estoy en un momento de esperanza, de lucha, de seguir luchando de seguir vigilando y ojalá que sea de cura total pero no es ese momento en el que se dice Ya tenemos que olvidarnos".

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más