Primeras fotografías de la Duquesa de Alba y Blanca Martínez de Irujo juntas

Tía y sobrina almorzaron en un gesto que supone una muestra de aprobación a la relación entre Blanca y el torero

Era una de las imágenes más esperadas del momento: la duquesa de Alba y su sobrina Blanca Martínez de Irujo, juntas y en armonía, demostrando que Cayetana Fitz-James, como siempre ha dicho, aprueba y apoya el noviazgo entre su sobrina y su ex yerno, Francisco Rivera.

Que la relación entre Blanca y su prima la duquesa de Montoro no pasa por su mejor momento ya no es ningún secreto. Por ello llama aún más la atención la excelente relación que sigue manteniendo con Blanca. Ya habíamos informado que cuando comenzó el noviazgo entre ella y Francisco Rivera una de las primeras personas a las que hicieron partícipe de esta relación no fue a otra que a Cayetana Fitz-James Stuart. Tras revelarle esta nueva situación sentimental, nada ha cambiado entre tía y sobrina. Todo sigue igual. Es decir, igual de bien. De hecho, la duquesa de Alba no ha dejado de mantener contacto frecuente con su sobrina, más aún durante estas fechas tan familiares.

No ha habido cisma, ruptura ni hecatombe familiar. Prueba de ello fue que en Nochevieja la duquesa llamó a Blanca para felicitarle las fiestas. Y más ahora con motivo de la festividad de los Reyes, que hasta se intercambiaron regalos, como correspondía a la fecha. Juntas quedaron para almorzar en un céntrico restaurante de Madrid, un encuentro que se describe con un solo adjetivo: cariñoso. Con Eugenia Martínez de Irujo con Gonzalo Miró en Nueva York —esta pareja hace más kilómetros que los Reyes Magos— y con Francisco Rivera en Sevilla con su hija, Cayetana, tía y sobrina encontraron tiempo y espacio para reunirse y de paso intercambiarse unos detallitos.

Año nuevo, vida nueva
La cita fue en un restaurante hindú, algo que no extraña nada tratándose de la duquesa de Alba, que adora ese país, su cultura y su gastronomía. Horas antes del encuentro, Blanca acudió a una conocida tienda de regalos a buscar un obsequio para su tía. En esta ocasión se decantó por la bisutería. Vestida con unos vaqueros, camisa blanca y chaqueta negra a juego con una bufanda, Blanca se encontró con su tía en la puerta del restaurante. Tras compartir mesa y mantel, abandonaron el local y se despidieron con un abrazo y un cariñoso beso.

Este encuentro supone un acontecimiento más dentro de la familia Alba, que no para de acumular cambios. O al menos en una de sus ramas. No hay más que hacer un resumen a lo que han sido estas Navidades: la firma del divorcio entre Eugenia y Francisco, la aprobación ‘oficial’ de la relación entre la duquesa de Montoro y Gonzalo Miró —bendecida con la presencia del hijo de la cineasta en Nochebuena en el palacio de Liria— y la consolidación del noviazgo entre Blanca Martínez de Irujo y Francisco Rivera, con cena navideña incluida en casa de la madre de la aristócrata, Blanca Figueroa y de Borbón. Con todo, no se puede hacer más cierto en esta familia el dicho propio de estas fechas: Año Nuevo, vida nueva.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más