Athina Roussel y Doda Miranda inician su luna de miel con la hija del jinete

Dos días después de su boda, Athina Roussel y su marido, Doda Miranda, comenzaban, como cualquier pareja de recién casados, su luna de miel. Acompañados por Viviane, la hija de cinco años del jinete, nacida de su unión con la modelo y actriz brasileña Sibele Dorsa, y rodeados por el equipo de guardaespaldas que vela por su seguridad las veinticuatro horas del día, la única heredera viva del armador griego Aristóteles Onassis y el deportista olímpico fueron fotografiados en el aeropuerto de Sao Paulo a punto de coger un avión hacia rumbo desconocido, porque, al igual que rodearon su enlace del máximo hermetismo, han querido mantener en secreto el destino elegido para disfrutar ahora de unos días de descanso.

Tal y como informábamos la pasada semana, Athina Roussel y Alvaro Alfonso de Miranda Neto contrajeron matrimonio el 3 de diciembre en los jardines de la Fundación María Luisa y Oscar Americano, de Sao Paulo, ciudad en la que residen desde hace dos años, ante mil trescientos invitados, entre los que no se encontraba, sin embargo, el padre de la joven, Thierry Roussel, que en el mismo momento en el que su hija pronunciaba el «sí, quiero» estaba en Marruecos con su esposa, Gaby, y dos de sus hijos, Eric y Johanna (Sandrine fue la única pariente cercana de la novia que estuvo presente). Tanto las estrictas medidas de control de ingreso de los convidados —con un documento de identidad creado para la ocasión, que tuvieron que presentar a la entrada— como los trescientos agentes contratados por la pareja de enamorados hicieron del lugar una fortaleza a prueba de intrusos.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más