Así es la vida 'casi' normal de Athina Roussel en Brasil

De la noche a la mañana, en sólo cuatro semanas, Athina Roussel pasó de ser una colegiala adolescente a una de las mujeres más ricas del mundo y, sorprendentemente, dejaba a todos boquiabierteos al elegir ser ama de casa y madre de familia a los dieciocho años.

Athina se trasladó con Doda Miranda, su novio, a Brasil después de haber finalizado sus vacaciones en Tailandia. Todavía no había pasado un año desde que cumpliera la mayoría de edad y en Brasil, no sólo le esperaba Doda, también la hija de éste, Vivianne, una niña de cinco años a la que Athina considera su hija y que pasa con ellos la mitad del año.

La familia Miranda la acogió como a una hija y rápidamente se dejó conquistar por su ternura, humildad y ese halo de tristeza que desprende desde niña.

Su día a día en Sao Paulo
Doda y Athina viven desde entonces en un apartamento alquilado en Sao Paulo y su vida no podría ser más normal. Se levantan temprano y acompañan a Vivianne al colegio, desde allí acuden a la Sociedad Hípica Paulista donde pasan entrenando la mayor parte del día. Sus amigos son los que ya tenía Doda de la infancia o gente relacionada con el mundo hípico.

Si tienen que ir a cenar a algún restaurante eligen el Green House, especializado en ensaladas, japonés o churrasquería y si salen de noche sólo es porque el hermano de Doda, Nando, ofrece algún concierto con su grupo. A la pareja le encanta recibir en casa y Ricardo, el padre de Doda, ha elogiado en más de una ocasión lo buena cocinera que es Athina. "Una vez -cuenta Ricardo- dijo que iba a organizar una recepción en su casa para quince personas. Confieso que estaba preocupado porque no conseguía imaginármela cocinando. La cena fue un éxito y el único fallo fue la temperatura del champán...pero el encargado del champán era Doda. Ella cocinó dos entrantes distintos, un plato principal de carne y ensalada".

Viste ropa deportiva y apenas se maquilla
Sólo cinco meses después de llegar a Brasil, Athina hablaba perfectamente portugués, le encantaba beber Guaraná Diet, y se dejaba llevar en cierto modo por el interés de la brasileña por su aspecto físico. Adelgazó más de diez kilos e incluso muchos dijeron que se había sometido a una operación de liposucción. Es coqueta, pero con medida. Se maquilla muy ligeramente y sólo en ocasiones especiales, ha aclarado su pelo con reflejos más rubios y su ropa es como la que puede llevar cualquier jovencita de su edad. Los únicos productos de belleza que utiliza los compra en la farmacia que hay junto a su casa.

Viste de modo muy deportivo siempre con pantalones vaqueros, camisetas anchas, y sudaderas o jerseys de algodón y nunca de marcas exclusivas. Los zapatos los deja para la noche. De día prefiere zapatillas de deporte o chanclas de goma. "Con ella y Vivianne intentamos ser una familia normal" decía la semana pasada Doda Miranda desde Buenos Aires, donde los dos participaban en una competición hípica. Y casi lo consiguen porque aparentemente sólo hay una osa la diferencia aparentemente de otras chicas de su edad, los ocho guardaespaldas que siempre la acompañan. Ahora a su novio, le protegen otros seis, esta es la permanente preocupación de Athina desde que cuando tenía siete años sufriera un intento de secuestro.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más