Entrevista exclusiva a Sofía Mazagatos durante sus vacaciones

Sofía Mazagatos se ha marchado a la Costa del Sol para pasar unas vacaciones tras los días de tensión e incertidumbre que ha vivido en los últimos tiempos, debido a la demanda de desahucio del chalé en el que ella vive desde hace diez años, interpuesta hace unos meses por José María Fernández de Caldas y que finalmente ha sido desestimada por el juez. Como nuestros lectores recordarán, el abogado sevillano, que mantuvo una relación con Sofía desde 1994 hasta 1998, le viene reclamando judicialmente el citado chalé a la bella modelo y actriz, quien argumentaba en estas mismas páginas: "Ese señor ha incumplido lo firmado y se desmarca pidiéndome seiscientos millones de pesetas hace tres años".

El pleito que les enfrenta ya va camino de los cuatro años. A principios de 2005, una sentencia en primera instancia fallaba a favor de Fernández de Caldas. Fue entonces cuando su abogado estimó oportuno presentar la citada demanda de desahucio, que, como decíamos, ha sido desestimada. Mientras, el proceso continúa su curso en la Audiencia Provincial.

—¿Cómo están las cosas en estos momentos, Sofía?
—En estos momentos, el proceso de la propiedad se encuentra en la Audiencia Provincial, donde creemos que aún estará dos años más debido a una serie de retrasos.
—Pero luego tienes pensado acudir al Supremo en el caso de una sentencia desfavorable.
—Así es. En ese caso serán unos diez años.

"Una cuestión de orgullo"
—Y además de ese proceso ya abierto en la Audiencia, te han presentado una demanda de desahucio ante un Juzgado de Primera Instancia.
—Efectivamente. Una demanda que el juez ha desestimado, lo que es muy importante para mí, al considerar que todavía se estaba determinando la propiedad de una casa por un Tribunal Superior y que, por tanto, debía ser éste quien resolviese el conflicto, que, además, está muy enrevesado.
—Que te presenten una demanda de desahucio genera incertidumbre, Sofía.
—Qué duda cabe de que tuve bastante inquietud, porque al final es la resolución que tomen los jueces al no haber podido hablar con la otra parte.
—Porque no habréis cerrado la vía de la negociación.
—Nosotros para nada, pero es la parte contraria quien no quiere absolutamente nada.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más