David y Victoria Beckham llevan el espectáculo a la playa

Una tranquila mañana en la playa puede convertirse en un gran espectáculo y sino que se lo pregunten a quienes coincidieron con David y Victoria Beckham en Saint-Tropez. La pareja acudió a la playa como si fueran a ser retratados sobre la alfombra roja de una gran fiesta. Desfile, sonrisas, y Victoria posando como es habitual en ella, abrazando a su marido por la cintura y con la pierna derecha adelantada.

El vestuario, por supuesto, había sido pensado hasta el mínimo detalle. David con un bañador de estampado hawaiano y anillos, colgantes, pulseras y reloj como complemento indispensable. El futbolista no relajó la pose ni para zambullirse en el mediterráneo. Nadó sin quitarse las gafas de sol último modelo y salió del agua como si el modelo de un anuncio televisivo se tratase, nada que ver con el resto de los bañistas.

Victoria, en cambio, fue algo más recatada, no en el vestir, sino en el baño. Recientemente aseguraba en una entrevista que todavía no estaba satisfecha con su figura después de dar a luz a su hijo Cruz el pasado mes de febrero así que Victoria se semicubría con una original blusa naranja con escote hasta la cintura (y no es exageración) y la parte de abajo del bikini. Lucía colgantes muy similares a los de su marido, gafas de sol y un sombrero de estilo cowboy de paja. Así es imposible que pasen desapercibidos.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más