Rocío Carrasco posa por primera vez vestida de flamenca

-Ya, pero a veces los seres humanos sacamos fuerzas de flaqueza.
-Mi madre siempre ha sido muy fuerte. Por eso no me ha sorprendido su actitud...
-¿Hablas mucho con ella?
-Todos los días.
-Pareces estar más con ella ahora
-Yo siempre he estado mucho con ella.
-Entiéndeme, Rocío.
-Hombre, a lo mejor ahora no es que está más con ella, pero sí estoy más pendiente de mi madre. La situación requiere unos cuidados y unas atenciones que no son ni más ni menos que antes, pero que hacen que te preocupes más de si está bien, de si la comida le ha sentado bien y de todas esas cosas.
-Vamos, cosas que antes no preguntabas.
-Eso.
-Estarás preparando la boda.
-Todavía no hay nada.

- Pero tendréis algo pensado
- No hay nada pensado todavía. Yo ya he dicho que realmente estamos esperando a los que estamos esperando...
- Sí, a la sentencia de nulidad
- Sólo puedo decirte que el procedimiento continúa abierto y que ya hay dos sentencias favorables. Una vez que tengamos todo y que mi madre esté bien totalmente, será entonces cuando nos planteemos lo de la boda. Y con muchas ganas. Date cuenta que para celebraciones siempre hay tiempo.
- Pero tu madre va para adelante
- Sí, pero bueno, qué duda cabe de que ya no es igual que antes, por muy bien que ella se encuentre, que está divina y estupenda. Como te decía, para celebraciones siempre hay tiempo
- Dices que tienes muchas ganas de casarte
- Y es así
- ¿Más por vosotros que por el "qué dirán"?
- Yo soy creyente y creo que debe ser así
- Podrías decir entonces : "Yo ya me siento casada". Como llevas tantos años de convivencia.
- Aunque así me siento, a mí me gustaría culminar esa convivencia con la boda por la Iglesia.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más