A serie de Un paso adelante se ha convertido en una cantera de amores para Mónica Cruz. Si allí conoció a Miguel Ángel Muñoz, con quien compartió casi dos años de relación, ahora el profesor de la academia, Fabián Mazzei, es su amor en la ficción y, por lo visto, también en la vida real. No obstante, ese romance, al menos sobre el guión, tiene los días contados. Antena 3 ha decidido echar el cierre a la academia, ya que la audiencia se encuentra por debajo de la media de la cadena.
Tras pasar un romántico fin de semana y a la salida del madrileño aeropuerto de Barajas, Mónica no ha tenido inconveniente en que la fotografiaran cogida de la mano con el actor argentino. A priori, no tendría mayor importancia, pero el gesto llama más la atención si tenemos en cuenta que durante el tiempo que estuvo unida a Miguel Ángel Muñoz nunca quiso que les fotografiaran juntos. Incluso, cuando acudían a fiestas y actos sociales entraban por puertas separadas y evitaban en lo posible salir juntos.
Cogidos de la mano
Por ello, se podría interpretar como una confirmación de que no escondan su amor el hecho de que se dedicaran gestos de cariño sin importarles la presencia de cámaras. Eso sí, Mónica nunca ha querido hablar sobre su vida, y en esta ocasión no fue diferente. «No voy a decir nada», sentenció. Luciendo un bonito bronceado, no quiso hacer más declaraciones.
Pero no todo son buenas noticias para la hermana de Penélope Cruz, que a su llegada a Madrid se encontró con una mala noticia: en unas semanas y después de tres años en pantalla, los bailarines de la academia de artes escénicas de Carmen Arranz se irán con la música a otra parte, ya que, aunque la escuela cierra sus puertas, deja como herencia un fenómeno paralelo, el del grupo UPA Dance. Formado en 2002 por cinco de sus protagonistas, su disco logró el primer puesto en las listas de ventas. Medio millón de copias vendidas y una gira multitudinaria rubricaron su éxito. Ahora, la banda vuelve a la carga, aunque de sus componentes originales sólo permanece Miguel Angel Muñoz.
En cualquier caso, Mónica guarda un as en la manga, ya que tiene en proyecto el rodaje de una película en Canadá, que sería el primer paso de un camino que ya tomó su hermana: triunfar en Norteamérica.
De la danza al celuloide
Mónica dio sus primeros pasos en el mundo de la danza, literalmente, porque comenzó a bailar cuando aún no había cumplido los cuatro años. Su pasión era ser bailarina y lo consiguió. Incluso trabajó dutante siete años en la compañía de Joaquín Cortés.
Después de exitosas giras, de dejarse la piel perfeccionando ballet clásico, danza española y flamenco, busca nuevos horizontes. Aunque el baile sigue siendo su gran pasión, se ha centrado más en su carrera de interpretación, aunque su ideal sería poder compaginar sus dos pasiones.
Mónica Cruz es de esos personajes "marcados" por el apellido, algo que, por otra parte, es un orgullo para ella, ya que mantiene una relación inmejorable con su hermana, Penélope, a quien está muy unida. No pueden negar que son hermanas, porque lo llevan escrito en los genes, pero las suyas han sido dos carreras muy diferentes. Aunque comenzaron juntas en el mundo de la danza, "Pe" se desmarcó y ya está situada en la meca del cine, donde ha logrado hacerse un hueco y mundialmente famosa, tanto por sus películas como por sus sonados romances con grandes figuras de la pantalla.
Por su parte, Mónica se centró en su carrera como bailarina para, poco a poco, dejarse tentar por la pequeña y gran pantalla. Sin embargo, prefiere tomarse las cosas con calma. Paso a paso, va dando sus particulares "pasos adelante".

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más