Raquel Mosquera viajó con Toni a Nigeria para conocer a la familia de su marido

—¿Cómo has encontrado a tu suegra, ahora que la has conocido?
—Había hablado con ella varias veces por teléfono y, por fin, la he podido conocer en persona. Dorothy, que así se llama, es una mujer muy cariñosa, y el encuentro ha sido increíble. No ha parado de darnos besos y muestras de cariño y afecto. Se la ve muy feliz y joven, ya que por su condición de deportista siempre se ha cuidado.

—¿Qué deporte practica tu suegra?
—El tenis, y en la década de los setenta y ochenta fue una de las grandes tenistas de su país.

—Toni, el hecho de que tu madre sea deportista ¿ha influido en que tú seas tan buen deportista?
—Desde niño me inculcaron el amor por el deporte y la disciplina deportiva, y es algo que llevo en los genes.

—Y tú, Toni, ¿qué deportes has practicado?
—De niño, muchos, ya que todo eran juegos. De mayor, me decanté por las pesas, y en esta disciplina he conseguido varios títulos y diplomas.

’Me inculcó el amor por el deporte’
—Raquel, ¿has empezado a hacer deporte influenciada por tu marido?
—Sí, desde que le conocí me inculcó el amor por el deporte y lo bien que te sientes practicándolo. En Madrid vamos casi todos los días al gimnasio.

—¿Vais a hacer una gira para conocer todo el país?
—Nos pensamos quedar varios días para conocer algunas zonas del país. Sobre todo, tengo curiosidad por conocer el pueblo donde nació Toni.

—Las costumbres y diferencias culturales que hay entre Europa y el Africa negra son muy grandes.¿Qué te parece su gastronomía?
—Es buenísima. Me gusta todo lo que he probado, aunque antes de venir aquí ya conocía muchos de sus platos típicos. A Toni le gusta mucho cocinar y en casa ya había probado muchas cosas. Es una comida más fuerte que la española, donde predomina el picante y se utilizan muchas especias.

’Esto no es una luna de miel’
—Ahora y con la distancia de más de dos semanas,¿cómo recuerdas el día de vuestra boda?
—Tengo unos recuerdos muy entrañables y bonitos, porque fueron compartidos con mi familia y amigos muy allegados de los dos. La familia de Toni no pudo estar presente y por eso estamos nosotros aquí. Esto no es una luna de miel. Para nosotros es la continuación de la cena de nuestra boda, pero con la familia de Toni. Este viaje es para conocer a su familia, ya que no pudieron compartir con nosotros ese momento en España.

—¿Qué has sentido al ver a tu suegra tan feliz?
—He visto mucha sensibilidad en su mirada,y se ve que es una mujer muy buena y entrañable. A mí me transmite mucho amor y dulzura.

—Raquel, tú, como estilista, ¿qué opinas de la imagen en general de la mujer nigeriana?
—Es una imagen muy bonita.Normalmente utilizan trajes típicos con mucho colorido y les gusta ir muy peinadas con esas trencitas tan pequeñas, pero a la vez tan originales. La mujer nigeriana es tanto o más coqueta que la mujer europea.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más