Habla Donald Trump
Donald Trump no necesita presentación. Esta leyenda viva nos sonríe o frunce el ceño desde uno de los programas de televisión más populares de Estados Unidos, The Apprentice, en el que suele pronunciar las fatídicas palabras: "Está usted despedido". Es un magnate que no teme a nada, que ha perdido y rehecho su fortuna más de una vez. Tiene mucho encanto, mucho dinero y muchas agallas. El secreto de su éxito es algo que todos deberíamos seguir: nunca rendirse, nunca abandonar... No es el típico macho americano, y cuando dice "Yo soy yo", lo dice de todo corazón. Su libro How to Become Rich (Cómo ser rico) es un éxito de ventas.

Donald siempre ha tenido buen gusto con las mujeres, incluidas sus ex esposas. Parece sentirse realmente contento y colmado con Melania Knauss, esta mujer impresionante y hermosa que acabamos de conocer y con la que contraerá matrimonio en un futuro próximo. Estas son sus declaraciones exclusivas.

Melania es una persona religiosa. ¿Consideraría la posibilidad de casarse con ella por la Iglesia?
—Sí, por supuesto. Yo soy protestante y ella es católica, y estamos pensando en ello. Espero que usted acuda a la boda. La NBC quiere retransmitirla en directo por televisión.

Por supuesto. El compromiso oficial ya ha sido anunciado. ¿Cuándo y dónde será la boda?
—A principios del año que viene. Quizá en enero, posiblemente en Nueva York o en Palm Beach, en Mar-o-Lago, donde estoy construyendo una sala de baile que será la mejor del país, decorada al estilo Luis XIV, que a Melania y a mí nos encanta. El salón de baile tendrá un aforo de mil personas y se inaugurará el uno de enero. Estamos pensando en emplear ese espacio para la boda, pero no estamos seguros.

Melania también quiere formar una familia. ¿Qué opina al respecto?
—Estoy totalmente de acuerdo. Sinceramente, si tienes dinero, tener más hijos no es ningún problema. Conozco a mucha gente que vuelve a casarse, pero no quiere tener más niños y su matrimonio acaba rompiéndose por esa cuestión.

Melania también me contó que para ella el dinero sólo es importante porque compra la libertad, pero no la felicidad. ¿Está de acuerdo?
—Siempre lo he estado, porque, para mí, el dinero da más puntos, pero al final no es lo que realmente importa. Tengo muchos amigos que tienen mucho dinero y son muy desgraciados.

¿Qué cualidad admira más en el ser humano?
—La lealtad.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más