¿Cómo se conocieron?
—Nos conocimos en Nueva York en septiembre de 1996 en una gran fiesta. Como hubo química desde el primer momento, empezamos a salir unos días después y hemos estado juntos desde entonces.

¿Cree que Donald entiende su personalidad?
—Creo que la entiende y le gusta. Le gustan las mujeres seguras de sí mismas y que sepan lo que hacen, que tengan valores, estilo y que no tengan miedo de hacer algo nuevo para ser ellas mismas.

A menudo habla de valores. ¿Qué valores le inculcaron sus padres?
—La importancia de confiar en mí misma, el amor propio y el valor de la educación. Me dijeron que me marcara unas metas y que trabajara tan duro como fuese necesario para conseguirlas. Siguiendo su ejemplo, aprendí a respetarme y a respetar a los demás. Mis padres eran estrictos, había algunas normas.

Donald viene con equipaje, ya que ha estado casado dos veces, mientras que para usted éste será su primer matrimonio. ¿Se lleva bien con sus hijos?
—Mantengo una buena relación con sus cuatro hijos: Don Junior, Ivanka, Eric y Tiffany. Tres de ellos ya son mayores y hacen su vida. La más joven vive en Los Angeles y la vemos cada pocos meses. Los hijos de Donald ven que somos muy felices juntos. Donald quiere a sus hijos y hay entendimiento mutuo. No quiero interferir en su relación, que es bastante especial. Entiendo que necesitan pasar tiempo con su padre, del mismo modo que yo necesito estar sola con él.

¿Qué le gustaría conseguir en el futuro? ¿Qué quiere hacer?
—Quiero vivir la vida lo mejor posible. En un futuro quiero crear una familia. Después estaré abierta a cualquier cosa que surja y que resulte interesante.

¿Qué importancia le da al dinero?
—El dinero te da libertad, pero no necesariamente la felicidad. Tienes que tener las cosas muy claras, conocerte a ti misma y tener los pies en el suelo. Así lo veo yo. Puedes comprar cosas, sueñas con algo y puedes permitírtelo, pero eso sólo no te dará la felicidad.

¿Qué nos puede decir de su prometido?
—Es muy guapo e inteligente, tiene un gran corazón y mucho sentido del humor. Es muy trabajador, muy positivo y un buen amigo.

Con la combinación de su personalidad y la de Donald, ¿cree que conseguirán tener una relación duradera?
—¡Categóricamente, sí! Hemos sido felices durante cinco años y creo que esa felicidad podría durar para siempre. Pero uno nunca sabe qué puede estropear una relación. Nunca conoces la mente de un hombre a la perfección, ni la de una mujer. Tienes fe y haces todo lo que puedes. Confías en el hombre al que amas.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más