Entrevista exclusiva con Melania Knauss días antes de su boda con Donald Trump

Hay magia en el aire. Apenas faltan unos días para que Donald Trump y Melania Knauss contraigan matrimonio. La cita será el próximo día 22 en Mar-a-Lago, la mansión que el magnate posee en Florida. Y es fácil entender por qué Donald Trump, conocido por sus relaciones con algunas de las mujeres más bellas de Estados Unidos, se ha enamorado de Melania. ¿La razón? Porque resulta obvio que Melania es una mujer muy especial y única.
No sólo es bellísima, sino que también posee profundas cualidades de corazón y espíritu.

Segura de sí misma, solemne, elegante y generosa, es la pareja perfecta para Donald. Su encanto llena el lugar con una sensación de bienestar y su femineidad realza su belleza. Su secreto es preocuparse más por los demás que por sí misma (todos los que trabajan con ella comparten esa opinión). Es obvio que ella y Donald están profundamente enamorados y como éste será para ella su primer matrimonio, está decidida a que salga bien.

Melania procede de Eslovenia y fue criada allí por unos padres bondadosos que le enseñaron que el trabajo y la dignidad son valores indispensables. Tuvo una carrera de éxito como modelo en Milán y París y ahora, con treinta y pocos años, está lista para asentarse y formar una familia, ya que le encantan los niños. En esta entrevista vamos a conocer un poco mejor a la mujer que se convertirá en la esposa de uno de los hombres más ricos de Estados Unidos.

Melania, ¿podría contarnos cómo fue educada?
—Crecí en Eslovenia, un bonito lugar, como bien dice. Mi madre nació en Austria y la familia de mi padre también procede de este país. Tuve una infancia maravillosa y conservo gratos recuerdos de ella. Las vacaciones de verano e invierno siempre fueron momentos especiales para mí. Mis padres eran trabajadores y cuidaban mucho de mi hermana y de mí. Las tardes eran un momento reservado a la educación, a jugar y a pasarlo bien.

¿Cree que la moda europea dicta las tendencias de las mujeres estadounidenses?
—La moda de aquí está inspirada en la europea, pero los diseñadores estadounidenses le dan un toque diferente, porque la vida se vive de una forma mucho más rápida que en Europa. En Estados Unidos —sobre todo en Nueva York y en otras grandes ciudades—, las mujeres están muy ocupadas también con sus trabajos, de modo que los estilos son distintos.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más