Belén Ordoñéz habla por primera vez tras la muerte de su hermana Carmen

’YO NO HARIA PUBLICA LA AUTOPSIA’

—¿Llegaste a tiempo de ver a tu hermana muerta en su casa o ya se la habían llevado al tanatorio?
—Llegué a tiempo y me permitieron verla. La vimos Cayetano, que llegó un poco después; mi hija y yo. Francisco y Julianito ni llegaron a verla en casa, porque no estaban en Madrid ese día. Cuando llegué estaban allí familiares, primas, amigos íntimos, Charo Vega, que era vecina de mi hermana, además de amiga; la chica que trabajaba para mi hermana, y que fue quien la encontró...

—¿Es cierto que la puerta de la habitación de tu hermana estaba cerrada, cosa que ella nunca solía hacer?
—Mira: yo no me paré a preguntar nada. En un momento así ni estás para eso, y después, yo me he quitado de enmedio y no he querido ver la televisión. Se ha dicho de todo... y todavía no se sabe realmente nada. Pasa lo mismo que con lo de la autopsia. ¡Se han dicho tantas barbaridades... cuando oficialmente ni se sabe nada! No se puede hablar como se está hablando. Además, la autopsia es algo que pertenece a la familia.

—¿Harías pública la autopsia para aclarar dudas y acallar comentarios?
—Yo no. Ni autopsia ni nada. No hay respeto al dolor, ni sensibilidad, ni consideración con el prójimo. Creo que esto es muy serio, señores, porque se ha muerto una persona. Y, sin embargo, se han dicho barbaridades y algunos se han pasado mil pueblos. Mi hermana se ha muerto y se ha ido a la Gloria. Pues que en Gloria esté, tranquila y en paz.

—Descansó.
—Pues eso dice: que descansamos. Espero que sí, que haya descansado.

—Se dijo asimismo que alguien podría haberle hecho una foto a tu hermana en el Instituto Anatómico Forense con un teléfono móvil.
—Creo que no. Pero si se la hubieran hecho —que no lo sabemos a ciencia cierta—, pues me parece de muy mal gusto y de peor sensibilidad. Y si alguien fuera capaz de publicarla o de ganar dinero a costa de eso, Dios se lo demandará.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más