Bautizo de Julia, la hija de Jesulín de Ubrique y María José Campanario

- ¿Jesús es un padre que trae muchos regalos a su hija?
-Sí. Lo primero que le compra cada vez que se va de viaje son una zapatillas de deporte para caminar por el campo.
- También habrá tenido Julia un regalo de bautismo.
-Bueno, Jesús me lo ha hecho a mí. Me regaló un reloj de oro. Así, sin más.
- Tu marido parece estar cada día más templado. Ya se lo he dicho antes a él.
-Desde que está conmigo le veo muy tranquilo.
- El temporal parece haber ya pasado, María José.
-¿ A qué temporal te refieres?
- Pues a todo lo que ha salido: que si una u otra conocían a tu marido... Ya me entiendes.
- ¿ Sabes quépasa? que cuando no hay noticias que dar van y las provocan . En ese sentido hemos sido un blanco perfecto.
- Pero todo marcha bien.
- Gracias a Dios nuestro matrimonio funciona perfectamente. Jesús y yo tenemos mucha confianza el uno con el otro. Esta es la base de nuestra relación.
- ¿ Lo único por lo que te podrían enfadar con Jesús?
-Hombre, si cambiara su actitud. Es decir, que no estuviera tan pendiente de mí como lo está ahora o que yo no le viera interés hacía mí. Esto a lo mejor me podría molestar.
- Cómo está Jesulín de Ubrique pendiente de una mujer?
- (Risas)
- No te rías, María José, porque alguien pudiera pensar que tu marido no fuera detallista.
-Mira, nuestra vida es mucho más normal de lo que la gente pueda llegar a pensar.. Por ejemplo, si mi marido está fuera de casa me llama muchas veces al día. Cuando éramos novios me telefoneaba cada cinco minutos. Es muy atento y cariñoso conmigo y siempre está abrazándome y besándome.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más