Isabel Preysler celebró con su hija Chábeli el segundo cumpleaños de Alejandro

—¿Cómo has encontrado a tus hermanas?
—Muy mayores y muy ilusionadas de pasar tiempo con su sobrino. Son muy cariñosas con él y a Alejandro le encanta jugar con ellas.
—¿Con el paso del tiempo te vas convirtiendo en una mujer más tradicional?
—Yo me considero una mujer bastante moderna. He vivido sola desde muy joven, he vivido en muchas ciudades diferentes. No considero que esto encaje en el perfil de una mujer tradicional. Sí considero que hay valores tradicionales muy importantes, como el formar una familia y por eso lo he hecho.
—¿Eres muy disciplinada?
—Sí, me considero una persona bastante disciplinada. La disciplina me llega por ambos lados. Tanto mi padre como mi madre son dos personas que se exigen mucho en la vida.
—¿En qué has cambiado fundamentalmente en estos últimos años?
—En que a la hora de tomar decisiones, ya hay un hijo de por medio y hay que ponerle a él como prioridad.
—¿Piensas dos veces antes de contestar?
—Lo intento. No siempre lo consigo, pero lo intento.
—¿Te conoces bien a ti misma?
—Cada día mejor. Creo que la vida es precisamente eso, aprender a conocerse uno mismo. Hay veces que al hacerlo te llevas alegrías y otras disgustos, en eso consiste la vida, en seguir adelante y aprender de los errores.
—¿Para amar hay que admirar?
—Sin duda. No puedes querer a alguien que no admires.
—¿Te mueves por la intuición o por la razón?
—Por ambas cosas. Trato de utilizar la razón siguiendo mi intuición.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más