Fue niño terrible desde sus primeros balbuceos. Salvador Dalí llenó, con su genialidad, de color y formas nuevas las galerías de arte del planeta. Nació hace cien años (el 11 de mayo de 1904). Se inicia el año 2004 con un sinfín de actividades en torno a la figura del pintor catalán: biografías, exposiciones, documentales, retrospectivas... Nada parece suficiente para plasmar los diferentes matices de este artista polifacético y burlón.

Un grupo genial
Dalí hechizó a los grandes creadores de los años veinte y treinta. En nuestras fronteras, estuvo cerca, en la Residencia de Estudiantes, de Federico García Lorca y Luis Buñuel. Allende los mares, a Salvador Dalí se le pudo ver conquistando a Alfred Hichtcock, Walt Disney o el mismo Harpo Marx (a quien regaló un arpa con alambres de espino). Por encima de sus actuaciones, de su venta de sí mismo como obra completa, queda la plasmación de su arte, los matices atrevidos y valientes de sus lienzos y grabados y toda una forma de hacer que no ha perdido ni un ápice de modernidad.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más