Isabel Preysler, así viste una de las mujeres más elegantes del mundo

—¿Un básico para el día?
—Un pantalón y un jersey, y para ir más arreglada, un sastre pantalón.

—¿Un básico para la noche?
—Un vestido negro. El de toda la vida. El de fondo de armario.

—¿Qué no te pondrías nunca?
—Una minifalda de las que me ponía cuando era veinteañera.

—¿La prenda femenina por excelencia?
—Todas pueden serlo, depende de cómo se lleven.

«Voy hecha unas "pintas"»
—¿Qué no debe hacer nunca una mujer que se considere elegante?
—Creerse que es elegante.

—¿Qué requisito esencial se necesita para ser elegante?
—Para mí, la elegancia no puede existir sin armonía. Creo que todo tiene que ser armónico, incluso los movimientos. De todas formas, te diré que cuando salgo de mi casa por las mañanas a hacer mis recados soy lo menos elegante que se puede ser —comenta Isabel con gran sentido del humor —,con mi coleta, sin maquillar, mis calcetines, mis pantalones y mi jersey cómodo. Voy hecha unas «pintas».

—Dime una mujer que te haya encantado por su elegancia.
—Audrey Hepburn.

—¿Te pondrías un traje de cuero para salir de noche?
—Por supuesto que sí.

—¿Cuál es tu opinión sobre nuestros diseñadores?
—Tanto en alta costura como en «prêt-à-porter » los hay magníficos.

—¿Qué destacarías especialmente de los modistos españoles?
—No veo unos rasgos comunes en los modistos españoles, ya que son muy variados, desde la fantasía de los sevillanos hasta la sobriedad de algunos gallegos. La diversidad es enorme. Me gustan mucho Miguel Palacio, Angel Schlesser, Victorio y Lucchino, Jesús del Pozo y Roberto Verino, entre otros.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más