Un tribunal islámico ha anulado la sentencia por la que la joven nigeriana Amina Lawal había sido condenada a morir por lapidación a causa de un delito de adulterio. Este tribunal de apelación ha rechazado la condena al considerar que presenta "defectos técnicos".

Amina Lawal tuvo a su hija Wasala estando separada de su marido lo que motivó que un tribunal regido por la sharia (ley islámica) imperante en algunas zonas del norte de Nigeria. Su caso cruzó las fronteras de su país y fue fuertemente apoyado por diversas organizaciones internacionales. En principio, la fecha prevista para ejecutar su condena era el próximo mes de enero cuando ya debía haber terminado de amamantar a su pequeña. Finalmente, se ha considerado que Amina (que vive en una aldea y que no sabe leer ni escribir) no tuvo la oportunidad de defenderse por lo que se ha anulado la condena.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más