David y Victoria Beckham aterrizaron esta semana en Japón y de qué manera. Como si de un torbellino se trata el popular matrimonio paralizaron el viernes el centro de Tokio. El motivo: poder saludar a los Beckham personalmente. Camareras, escolares, trabajadores de oficinas... adelantaron unos minutos su descanso del mediodía para acercarse a su ídolo: David Beckham.

Claveles rojos para Beckham
El jugador de fútbol que una vez finalizado su tour por Asia se mudará a Madrid, tras su fichaje por el Real Madrid, hizo las delicias de los más pequeños en una escuela infantil. El astro británico del balón entró al centro educativo entre los gritos de ‘koninichiwa’ (hola) de cientos de alumnos perfectamente uniformados, que en fila esperaban su turno para saludar al jugador con una clavel rojo en la mano.

A su llegada Beckham recibió encantado el ramo de flores de una niña pequeña, que fue contestado con un cariñoso beso en la mejilla de Beckham. Después el astro del balón hizo una pequeña exhibición de las habilidades que le han dado fama mundial para terminar disputando un mini partido con algunos colegiales, envidiados por un día por muchos de los adultos que observaban la escena desde la valla del colegio.

La atrevida pregunta sobre su próximo peinado
‘Ver las caras de estos niños felices ya justifica mi viaje’ comentó emocionado Beckham tras el cariño recibido por su fans nipones. Una vez finalizado el improvisado encuentro Beckham respondió a algunas de las preguntas de los pequeños entre las que destacó la de una curiosa niña quien se atrevió a interrogar al futbolista sobre su próximo peinado. Una gracia que el jugador inglés respondió con ‘no lo sé, ¿tienes algunas idea para mí?.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más