La Duquesa de Alba habla de cómo celebran estas Fiestas en su familia

La duquesa de Alba va poco a poco recuperando la ilusión y las ganas de vivir, tras el duro golpe que supuso para ella la pérdida de su marido. A ello le ayudan la alegría de ver crecer a sus nietos y la cercanía de su hija Eugenia y la de Genoveva Casanova, madre de los mellizos de su hijo Cayetano. Cayetana nos recibió en el palacio de las Dueñas antes de viajar a Madrid para pasar la Navidad con los suyos (tal y como informamos en las páginas precedentes).En uno de los salones privados de palacio, donde hasta ahora no había accedido la prensa, Cayetana nos recordó las Navidades de su infancia.

—¿Cómo vive las Navidades?
—Con los años, estas fiestas me parecen tristes, sobre todo desde que falta Jesús.
—¿Cómo recuerda estas fechas de niña?
—Me encantaban; ponía una bota en la chimenea para que me la llenaran de juguetes.
—¿Siempre las celebra en Liria?
—Sí, porque Eugenia y yo vivimos en Sevilla, y también Genoveva con los gemelos y Cayetano; el resto de mis hijos viven en Madrid.
—¿Sus Navidades de niña dónde se celebraban?
—Normalmente en Madrid, excepto cuando mi padre estuvo de embajador en Londres. Durante la guerra civil estuve en Sevilla; pero eso no lo recuerdo: era muy niña.
—¿Cuál fue su Navidad más feliz?
—Ha habido muchas felices, sobre todo cuando mis hijos eran pequeños. También la última que pasamos con Jesús fue muy feliz.
—¿Conserva algún juguete de su infancia?
—Sí, un oso de peluche que todavía tengo en mi habitación; a mis nietos les gusta mucho.
—¿Cómo recibe el año nuevo?
—Cuando era más joven tomaba las uvas con mis amigos, pero el fin de año me da tristeza porque es un año que se va. También tomo las uvas, pero siempre me atraganto; termino en la tercera.
—¿Juega a la lotería?
—No soy muy jugadora, lo he intentado y nunca me ha tocado nada, ni el reintegro, así que lo he abandonado.
—¿Cómo transcurre la cena de Nochebuena?
—Cenamos toda la familia, hijos y nietos. Hay pavo y mazapanes; el postre solemos cambiarlo, a veces también cambiamos el pavo. Después de cenar hay Misa del Gallo en la capilla de Liria. Luego vienen los regalos colocados junto al árbol.
—¿Hay nacimiento en su casa?
—Sí, tengo un nacimiento puesto en la capilla.
—¿Qué regala a sus hijos?
—Siempre les pregunto qué quieren, lo mismo que a mis nietos. Cuando no lo saben, les doy un sobre para que ellos se compren lo que quieran.
—¿Qué regalos le gustan más?
—Me gusta mucho lo que me regala Eugenia, tiene muy buen gusto y siempre son cosas muy bonitas. Cayetano también tiene buen gusto: una vez me trajo un reloj precioso de Londres.

EUGENIA Y FRAN, CAYETANO Y GENOVEVA

—¿Habrá una boda en la familia en dos mil tres?
—No sé, Cayetano y Genoveva son una pareja moderna, como hay muchas hoy en día; ellos están bien así.
—¿Y Eugenia?
—Yo pido, por favor, que no se le acose; ella no puede vivir siempre encerrada y con miedo. De momento no tiene que decir nada. A lo mejor el año que viene...Ahora ellos están bien, y Fran también cenará con nosotros. Estaremos todos juntos.
—¿Sería una buena noticia que se arreglaran?
—Desde luego, sería una estupenda noticia.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más