Mar Saura, espectacular con la alta costura de Chanel y Versace para estas fiestas

EL PASAPORTE PARA LA FAMA...
—Mar, la cara, una cara tan bella como la tuya,¿es un pasaporte para la fama? —Creo que el pasaporte para la fama no radica en una cara bonita, sino en un trabajo bien hecho. Cierto es que una cara linda abre puertas y eso puede ser una buena tarjeta de presentación. Pero también es un arma de doble filo, porque, si a la postre, no vales, te cierran esas mismas puertas, y si te vino me acuerdo. Y tú te quedas a solas y triste con tu cara bonita, por muy bonita que la tengas.
—Hablemos un poco más de tu rostro: unas veces parece que tienes cara de no haber roto nunca un plato y en ocasiones das la sensación, dicen algunos, de que tienes cara de mujer fatal.
—Ni soy mujer fatal ni tengo cara de ello. Yo creo que doy el aspecto de una cara... muy dulce, aunque en ocasiones de chica traviesa. Y es que yo he sido muy traviesa de niña y, en cierto modo, lo sigo siendo ahora también. Y, ante todo, lo que soy es muy coqueta. La coquetería es parte esencial de mi personalidad.
—¿Romántica?
—Muy romántica.Y es que yo creo que el romanticismo es algo mágico. Y ya sabes que el amor, ante todo, debe tener magia, porque cuando no hay magia... se rompe el encanto.
—¿Cómo está tu corazón?
—Contento y feliz. Pero el sentido de sus latidos prefiero guardármelo, por el momento, para mí. Lo único que puedo decir es que emocionalmente estoy muy estabilizada.
—¿Qué es lo primero que miras en un hombre?
—Sus manos. Ya sé que la mayor parte de las mujeres lo primero que miran son los ojos la cara, que es, como dicen, espejo del alma. Yo, sin embargo, puedo decirte cómo tiene las manos una persona y no saber cuál es el color de sus ojos.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más