Curro Romero y Carmen Tello nos abren las puertas de ‘Bellasombra’, la casa sevillana donde vivirán tras la boda

Últimas Navidades de soltero
Aquel pastor se hizo torero para salir de la pobreza, conseguir la libertad y superarse a sí mismo. Seguramente tenía también una vocación dentro que era tan fuerte como el instinto de vivir y le llevó a ser uno de los más grandes. Hoy, Curro acaba de cumplir sesenta y nueve años, Carmen tiene cuarenta y siete, es feliz y se prepara para pasar sus últimas Navidades de soltero en familia, con la gente de su novia y la suya propia, en «Bellasombra», que así se llama su casa. La bautizaron de esta manera por el árbol centenario que estaba en medio de la finca. Un ombú de origen argentino, que en Andalucía lleva el precioso nombre popular de «bellasombra », muy apropiado para una casa fuera de lo común.

—Cayetana de Alba nos dice siempre que viene aquí: «Mira que tengo casas yo, Carmen, pero como ésta no he visto ninguna».

El 1 de marzo de 2003, después de siete años juntos, Curro Romero y Carmen Tello se casarán en «Bellasombra» en una sencilla ceremonia civil. Una boda para la familia y los amigos, no muchos, que no ha podido celebrarse por la Iglesia, como hubiera querido Carmen. El Tribunal de la Rota todavía no se ha pronunciado sobre el proceso de nulidad de Curro Romero y Concha Márquez Piquer, su primera mujer, que nunca ha querido la nulidad del matrimonio, a pesar de que lleva años casada con el actor Ramiro Oliveros.

—¿Qué significa esta casa para ti, Curro?
—Me parece muy grande, pero cuando nos casemos y vengan a vivir aquí algunos hijos de Carmen, estará más llena. Me hace ilusión que vengan, son unos niños muy cariñosos y, sobre todo, son sus hijos. Les quiero mucho. Pero bueno, Carmen sola también llena esta casa por sí misma.

—¿Tus hijos quieren a Curro, Carmen?
—Muchísimo. Yo también me llevo bien con su hija Conchitín, que ha estado aquí con el nieto de Curro, que ya tiene trece años. Es importante que aquí puedan estar las dos familias. Con respeto y con cariño, todo es fácil.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más