Justine: 'Me gustaría que la gente cambie su idea de lo que es una Miss Universo'

Más de un mes después de ser coronada Miss Universo 2002, Justine Pasek ha regresado a Panamá, su país, en la que es su primera visita oficial como reina de la belleza internacional y, también, la más emotiva para ella.

Actos oficiales
Justine llegó hace tres días y, obviamente, nada tiene que ver esta visita a su país con lo vivido en él anteriormente. La bella panameña ha estado acompañando a la presidenta, Mireya Moscoso en las celebraciones del día de la bandera; ha seguido desde el balcón del palacio presidencial el desfile que conmemora este día; ha recibido la medalla de la orden Manuel Amador, con grado de Gran Oficial; ha visitado, también junto a Moscoso, la localidad de Colón y ha conocido como se trata en su país la lucha contra el sida, la campaña en la que se centra su labor como Miss Universo 2002.

La lucha contra el sida
"Me encantaría que la gente fuera más consciente sobre lo que rodea esta enfermedad, que no es tan trágica", comenta Justine cuando habla de cómo quiere contribuir a que la gente conozca más de esta enfermedad. "Tener sida no significa la muerte y ese es el mensaje que quiero hacer llegar", enfatiza Miss Universo 2002.

Justine también lamentó el concepto que algunos tienen de las chicas que se presentan a los concursos de belleza y, en especial, hacia Miss Universo. "Hay muchos prejuicios en cuanto a nuestra manera de ser, nuestras actividades y lo que nos rodea. Piensan que nosotras nos echamos frescos (expresión panameña que significa que no hacen nada) y eso no es cierto". "A mí -concluye Justine- me gustaría que la gente actualice sus ideas de lo que es una Miss Universo".

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más