famosos-cirugia

Medicina estética

'Celebrities' que se han retocado el rostro (y a las que no debes imitar)

Los expertos recuerdan que para que una intervención de cirugía estética quede natural y adecuada a las características individuales debe ser personalizada y no hay que intentar imitar a los famosos

by Nuria Safont

Si buscas en google el término cirugía estética, aparecerán numerosos rostros conocidos. Famosos que se han realizado algún retoque o personajes populares que han pasado por quirófano. El termino cirugía y famosos va siempre de la mano y no parece que esta pareja se vaya a disolver. Las operaciones faciales son las más comunes: afinar la nariz, retocar el mentón, corregir arrugas, subir pómulos, etc. Pero no solo los famosos se operan. Muchas otras personas, no tan conocidas e inspiradas por estos personajes célebres, siguen sus mismos pasos. Pero hay que intentar no imitarlos. Y, sobre todo, dejarse asesorar y acudir a un buen centro. 

- Relacionado: Cómo elegir bien un centro de cirugía

¿Puede quedar mal una operación de cirugía estética? 

Y es que todas hemos visto casos de famosas que se han realizado una intervención quirúrgica para rejuvenecer el rostro y han quedado irreconocibles. Por ejemplo, René Zellweger, Melanie Griffith, Meg Ryan, Silvester Stallone o John Travolta que tras pasar por quirófano han perdido toda la naturalidad. Para el cirujano estético Moisés Martín Anaya pueden sumarse aquí dos problemas: por un lado que "se note la operación" y, por lo tanto "es un fracaso” y del otro, la reoperación.

Y es que hay personas que, por necesidades profesionales, se someten a muchos retoques, a tratamiento sobre tratamiento o a intervención quirúrgica sobre tratamiento. "Los resultados resultan excesivos", indica. Afortunadamente, no es el caso de otras famosas, como la actriz mexicana Eiza González (abajo en la imagen). De la mano de Opción Médica, podemos ver qué operaciones se han realizado estas famosas y la naturalidad que han conservado con ellas.

PINCHA AQUÍ PARA VER LA FOTOGALERÍA COMPLETA

 

Antes de operarte, asesórate bien

Como decíamos, si antes de decidir pasar por quirófano nos asesoramos bien, es probable que los resultados sean los esperados. Según el doctor Antonio de la Fuente, jefe de servicio de Cirugía plástica, estética y reparadora del Hospital Nuestra Señora del Rosario, y director de la clínica La Fuente, en Madrid, "si bien puede haber complicaciones como en cualquier otra cirugía, normalmente la mayoría de ellas son solventadas sin secuelas o prácticamente sin ellas", señala. Esto no quiere decir que pueda haber malas indicaciones o malas intervenciones por parte de profesionales sin la debida formación, "lo cual es muy distinto de una complicación que nadie está libre de poder tenerla", aclara.  

- Relacionado: Las intervenciones más demandadas en otoño

Pero para eso, hay que confiar en el experto. "El cirujano tiene que aconsejar profesional y éticamente si es conveniente efectuar una determinada intervención y al tratarse de una cirugía electiva el paciente debe decidir en función del criterio expresado por el cirujano y de sus propias motivaciones si la realiza o no. En caso de que no sea razonable una intervención, bien porque no esté indicada, porque los resultados no vayan a justificar la cirugía, o las expectativas del paciente no sean adecuadas, etc, no se debe llevar a cabo dicha intervención", recuerda el doctor Antonio de la Fuente. 

Ni 'self-made-woman' ni parecerse a otros famosos 

Otro de los riesgos que en la actualidad van ligados a las intervenciones de cirugía estética es que muchas personas acuden al especialista con una idea hecha, posiblemente, inspirada en rostros famosos, de cómo quieren retocar su rostro. En este sentido, el cirujano Moisés Martín Anaya es tajante: "nunca hay que fijarse en ellos a la hora de solicitar una cirugía estética". 

- Relacionado: Así funciona la peligrosa moda del 'sefl-made-woman'

El experto recuerda que cada persona es única y presenta unas características anatómicas concretas y, por lo tanto, requiere soluciones propias. Si hablamos del rostro, continúa el cirujano, cambiar la forma de una nariz, aumentar el grosor de unos labios o marcar los pómulos "dependerá de la armonía del conjunto". "Nunca, advierte Anaya, deberá realizarse a imagen y semejanza de algún famoso. La cirugía estética, advierte, no funciona como los recortables". 

Por último, concluye, los famosos se retocan para tratar de retrasar el envejecimiento y parecer más atractivos, pero parten ya de una belleza propia. "Esta es la que hay que buscar en cada paciente, sin fijarse en otras personas. Por más que alguien se realice un lifting facial no va a parecerse a Brad Pitt, pero si podrán potenciarse sus mejores rasgos faciales". 

Más sobre: