¿Podemos alimentarnos de energía prana?

Bienestar

¿Podemos alimentarnos de energía 'prana'?

El 'prana' es la base de la energía vital, sus principales fuentes de emanación están en el sol, la tierra y el viento.

by Laura Bech

Se dice que cuando meditas o realizas asanas estás en contacto con el prana, que es entendida como una especie de enrgía. De hecho, se trata de una palabra que proviene del sáncriscrito y que significa literalmente "energía". De la misma manera, también se supone que estás en contacto con ella cuando das paseos por el campo, vives en el aquí y ahora o cantas tu canción preferida. Aunque hay tres fuentes principales para obtenerlo, el prana es inmaterial y puedes hallarlo siempre que estés siendo consciente de ello.

'Prana' solar

Es la energía que obtenemos a partir de la luz del sol. Una exposición moderada al sol, entre 5 y 10 minutos provee a nuestro organismo de esta energía revitalizante. Es la más fuerte de las tres energías por lo que tienes que ser precavida en relación con el tiempo que la absorbes. Otra opción para consumir prana solar es beber agua potable que hayas expuesto al sol con anterioridad. 

'Prana' del aire

Esta energía se obtiene con la respiración. Está en el aire que inhalamos y en la manera en la que lo introducimos. Los chakras y los pulmones trabajan en conjunto para absorver el aire y distribuirlo por el organismo. Cuanto más lenta y profunda sea la respiración mayor cantidad de prana consumirás. 

'Prana' de la tierra

Como lo indica su nombre es la que introducimos a partir de la conexión con la naturaleza. La planta de los pies es la encargada de absorberla, aprovecha para caminar descalza sobre la hierba, la arena y tu casa. El prana de la tierra otorga claridad de pensamiento y mayor rendimiento mental.

Leer más: Estos sencillos hábitos te ayudarán a iniciarte en el 'mindfulness'

Estamos rodeadas de 'prana'

Esta energía es fundamental para mantener el equilibrio entre el cuerpo, la mente y la vida. Cada cierto tiempo surgen especulaciones sobre la posibilidad de alimentarnos de agua y prana. Aunque es un elemento esencial para el bienestar físico y emocional, la ingesta de prana como reemplazo de los alimentos es una exageración que lleva a tu salud a límites peligrosos. 

El prana está en la materia, pero no es la materia, por lo tanto no alimenta ni aporta nutrientes esenciales. La palabra prana también significa espíritu o aliento. Tienes más acceso a ella cuanto más conectada estés con esta filosofía de vida.

¿Podemos alimentarnos de energía prana?VER GALERÍA

Vivir sin comer

Se supone que el prana es una energía que, según su calidad y la frecuencia en la que vibra, adquiere diferentes formas. Hay quen estima que puedes encontrar prana en los colores y las moléculas. La naturaleza, los átomos y los animales tienen energía pránica. 

Las personas que abogan por hacer ayunos prolongados o no ingerir alimentos sólidos ponen en peligro su salud y su integridad psíquica. El prana es una energía sutil que, bajo ningún concepto, presenta contradicciones para relacionarse con la vida cotidiana. Dejar de comer, lejos de proporcionarnos una mejor absorción de la energía pránica, nos enferma. La inanición puede dejar secuelas irreparables tanto físicas como psíquicas. 

Leer más: 5 ejercicios de ‘mindfulness’ que te harán más productivo en el trabajo

Si practicas yoga y llevas una vida saludable sabrás que nada en extremo es positivo. Dominar el metabolismo, como proponen algunos gurúes de este método, no es más que ser conscientes de lo que ingerimos y bebemos. Si vivimos en un estado de plenitud y conexión con todo lo que nos rodea, el prana estará tan o más presente que si decimos ayunar. 

La idea de relegar los alimentos por la energía pránica parte de la confusión con la que algunos grupos asimiló sus beneficios. Hay prana en una manzana, en una patata y en las verduras y hortalizas. La consistencia de los alimentos no garantiza ni está relacionada con esta energía. Por el contrario, se supone que sí tendrán más prana aquellos productos que han estado con contacto con la naturaleza y la intervención humana ha sido mínima. 

El prana está en la risa, la música y el perfume de las flores. Es cuestión de entrenamiento y actitud. No puede ser reemplazo por nada, por lo tanto, tampoco puede ser sustituto de medicamentos o comidas. La función de la energía pránica es equilibrar nuestra mente y cuerpo con el espíritu y la sensación de plenitud. 

Leer más: Aprende a meditar con esta videoguía para calmar el estrés y la ansiedad

Más sobre: