Chica haciendo running

Esta es la postura correcta cuando haces 'running'

Es fundamental tener una buena técnica para realizar la carrera de forma más rápida y eficiente, cuidar nuestros músculos y articulaciones y, por supuesto, evitar lesiones

by Gtresonline

El running está más de moda que nunca. Cada vez son más las personas que se animan a calzarse las zapatillas y pisar el asfalto para servirse de la larga lista de beneficios que aporta este saludable hábito. Reduce los niveles de colesterol y los de azúcar en sangre, potencia el metabolismo, contribuye a la pérdida de grasa y fortalece el sistema cardiovascular y respiratorio. Además, se trata de una disciplina que puede ser puesta en práctica por cualquier persona, salvo excepciones, sin importar la edad ni el nivel de forma física. Únicamente es necesaria contar con una buena dosis de motivación, constancia y un equipamiento adecuado. Antes de lanzarse a la pista, es crucial tener una buena técnica de running, haciendo hincapié en la postura corporal.

Correr es un deporte que involucra a todas las partes de nuestro cuerpo; desde la cabeza hasta los pies. Mantener la postura correcta cuando corremos no solo es determinante para progresar en nuestros entrenamientos y realizar la carrera de forma más rápida y eficiente, sino también para cuidar nuestros músculos y articulaciones y, por supuesto, evitar lesiones.

VER GALERÍA

Leer: Carreras populares: las fechas más señaladas para los 'runners' en otoño

¿Cómo correr de forma 'saludable'?
 

  • Vista al frente y cabeza recta: mantén la vista al frente para que la cabeza y la espalda permanezcan rectas. Evita que el mentón esté cerca del pecho y lleva la cabeza levantada. Asimismo, mantén la espalda recta, alineada con la cabeza. Esto te permitirá anticiparte y evitar los obstáculos consiguiendo una postura dinámica que hará tu zancada más eficaz
  • Hombros hacia atrás: rota los hombros ligeramente hacia atrás, manteniéndolos relajados para que la parte superior de tu cuerpo te ayude a mantener el equilibrio. Este gesto es importante para evitar malas posturas durante la carrera y posibles contracturas musculares en zonas del cuello y espalda alta
  • Codos cerca del tronco: mantén los brazos alineados al cuerpo, los codos cerca del tronco flexionados a 90 grados y las palmas de las manos ligeramente abiertas, mirando al suelo. Un buen braceo a la hora de correr es una herramienta fundamental para mejorar nuestra postura, impulsarnos y poder hacer una buena carrera
  • Rodilla flexionada: flexiona ligeramente la rodilla cuando entres en contacto con el suelo para amortiguar el impacto y evitar dañar excesivamente a las articulaciones. En la zancada, extiende la pierna de atrás y asegúrate de que únicamente la punta del pie está en contacto con el suelo

Leer: Si corres, deberías cuidar tus rodillas

Fortalece el core

Cuando nos lanzamos al asfalto, podemos pensar que los únicos músculos que debemos trabajar para correr de forma eficiente son los de las piernas, olvidándonos de otorgarle importancia a la zona media del cuerpo. Sin embargo, un core fuerte nos permite mantener una postura correcta, mejorar nuestra zancada e incrementar la velocidad, además de reducir dolores y prevenir lesiones. Por otro lado, proporciona estabilidad y equilibrio a la hora de correr y ayudar a reducir la fatiga.

La plancha abdominal, la rueda abdominal, la plancha lateral o el pájaro-perro, extensión de una pierna y de un brazo alterno al mismo tiempo, son algunos ejercicios idóneos para fortalecer este 'corsé' que tiene una importancia vital en muchas disciplinas deportivas.

Leer: Qué es el core, dónde se encuentra y por qué es más eficaz entrenarlo que hacer abdominales