Mujer sonriendo

Tipos de autoestima, según las teorías más extendidas y aprobadas

Esta compleja valoración se forma a partir de nuestras relaciones con los demás, así como de las experiencias más relevantes que nos marcan a lo largo de la vida

by Gtresonline

La autoestima es el conjunto de percepciones, imágenes, pensamientos y juicios que tenemos sobre nosotros mismos. A pesar de ser uno de los conceptos psicológicos más estudiados y conocidos, resulta ser uno de los más incomprendidos. Son muchos los interrogantes que giran en torno a este atributo innato del ser humano, que se forma a partir de nuestras relaciones con otras personas, así como de las experiencias y vivencias más relevantes que nos marcan a lo largo de los años. Los problemas de autoestima surgen en todos los entornos y ámbitos de la vida (relaciones sentimentales, familiares, laborales…) y son muchos los expertos que han abordado este concepto para determinar los diferentes grados de 'autoimagen' que puede tener una persona.

Leer: Reforzar la autoestima, una tarea importante tras la jubilación

Clasificación de Martín Ross

El autor Martín Ross desarrolla una teoría psicológica en El mapa de la autoestima, un libro en el que propone una breve clasificación de los estados de la autoestima, que necesita ser alimentada desde el exterior: derrumbada, vulnerable y fuerte. Este sencillo esquema está siendo utilizado por educadores y profesionales para adentrarse en este concepto y poder ayudar a las personas a mejorar en sus relaciones con los demás y, por supuesto, para conocerse mejor a sí mismas.

  • Autoestima derrumbada: según Ross, las personas con autoestima derrumbada o baja son aquellas que no tienen aprecio hacia sí mismas y que pueden llegar a sentir pena o vergüenza. No se sienten a gusto consigo mismos ni con su forma de vida. Son muy sensibles, 'moldeables' e influenciables por las situaciones negativas o positivas y las opiniones de las personas con las que se encuentran en su camino. Si alguien dice algo negativo les dañará, mientras que si es positivo aumentará su autoimagen.
  • Autoestima vulnerable: en condiciones normales, las personas con autoestima vulnerable presentan una buena valoración sobre sí mismos. Sin embargo, ante una situación complicada como la pérdida de un ser querido o una ruptura sentimental, muestran su fragilidad. Esta inseguridad provoca que no sean capaces de tomar decisiones por miedo a equivocarse y desarrollarán mecanismos de defensa para no enfrentarse a este tipo de situaciones.
  • Autoestima fuerte: a diferencia de las personas con autoestima vulnerable, los individuos con un concepto de sí mismos fuerte son capaces de hacer frente a la adversidad. Ningún error o bache influye en la valoración e imagen que tienen sobre ellos mismos y no tienen miedo al fracaso. Es decir, las circunstancias externas y los acontecimientos de vida tienen poca influencia sobre la autoestima. Lejos de ser personas egocéntricas y egoístas, desbordan optimismo, vitalidad y humildad. 

Leer: ¿Envejecer está afectando a tu autoestima?

La autoestima, según Luis Hornstein

Luis Hornstein es otro de los autores que ha estudiado este complejo concepto. En el libro Autoestima e identidad. Narcisismo y valores sociales, el psicoanalista propone cuatro tipos de autoestima en función del grado, así como su nivel de estabilidad. Así, el experto diferencia entre autoestima alta y estable, alta e inestable, baja y estable y, por último, baja e inestable.

Leer: ¿Crees que no te mereces lo bueno que te pasa? Puede que sufras el síndrome del impostor

Más sobre: