embarazada-vacaciones

Si estás embarazada, este verano busca un destino a tu medida

Salir de viaje siempre es una aventura, pero cuando el embarazo parece controlar nuestra salud, estados de ánimo y sueño, lo mejor es buscar un destino que se adapte como un guante a la gestación, que nos permita desconectar y disfrutar sin esfuerzos ni sobresaltos.

by Cristina Soria

Durante el embarazo cualquier esfuerzo que te haga salir de tu zona de confort es digno de tener en cuenta y meditar con calma. Ya desde el principio el sueño se apoderará de ti y serás muy sensible a los olores, tanto que puede que no logres atravesar ciertas estancias sin vomitar. 

Según avanza el embarazo, las dificultades se hacen más evidentes, pues son meses de cansancio físico y mental. Tu vejiga se va presionando contra el útero, por lo que necesitarás ir al aseo cada menos tiempo, serás más sensible a las altas temperaturas y moverte te irá costando más, porque tu peso aumentará y la tripa te acompañará a todos los sitios.

La mayoría de los síntomas que hemos comentado pertenecen a la primera fase del embarazo y a la última. Sin embargo, en los meses centrales, los que comprenden la semana 12 y la 28, estos síntomas se minimizan considerablemente. Además, es una etapa de la gestación donde el riesgo de un aborto empieza a ser mínimo, por lo que si estás en ese momento y puedes escaparte de vacaciones, nuestra recomendación es que no lo dudes. Muy probablemente tu olfato ya te permita oler cualquier cosa sin sentir náuseas y el nivel de cansancio habrá disminuido.

Leer: Ser madre te descubrirá una nueva versión de ti misma

Las cuestiones médicas primero

Como medida de precaución, descarta cualquier lugar que no disponga de un buen centro de salud cercano, o que para acceder a un médico dependas de un transporte complicado. No tiene porqué ocurrir nada, pero ante cualquier problema es importante que puedas tener asistencia médica sin depender de la suerte. 

En España puedes acceder a cualquier centro de salud público, aunque no sea de tu comunidad autónoma, y tienes derecho a ser atendida sin ningún inconveniente, tan solo presentando la tarjeta sanitaria de tu comunidad. 

Si estás embarazada, este verano busca un destino a tu medida VER GALERÍA

Sin embargo, conviene tener en cuenta que los hospitales de las distintas autonomías no comparten el historial médico, por lo que si viajaras en un avanzado estado de gestación y tu embarazo se adelantara, si estás en otra comunidad autónoma los profesionales médicos que asistan tu parto no podrán acceder a tu historial, por lo que conviene que lleves contigo toda la información relativa a tu gestación, solo por si acaso.

Leer: Quiero ser madre a los 40 años, ¿qué tengo qué saber?

Lugares donde disfrutarás

Puede que en tu vida cotidiana te apetezcan destinos aventureros o muy lejanos, pero cuando ves el mundo a través de los ojos de una mujer embarazada lo que buscas son experiencias placenteras que compensen el cansancio y las molestias físicas que estás pasando. Piensa en viajar a un destino tranquilo y relajante: un balneario o una playa con encanto.

Las calas salvajes son maravillosas, pero implican viajes en coche y pocas comodidades. Necesitas una tumbona cómoda, un aseo cercano y facilidades para hidratarte y descansar. Busca un hotel acogedor en una zona tranquila y con una playa cercana.

Aunque puede que el turismo que mejor se adapte a tu condición de embarazada sea el urbano. Una estupenda opción es una ciudad con encanto que te permita compaginar las visitas a museos y barrios con el descanso esporádico. Así podrás permitirte descansar en la habitación del hotel cuando no tu cuerpo te pida un respiro, y acceder a actividades en lugares bien climatizados, con asientos cómodos y transporte de puerta a puerta.

Por otro lado, vIajar a la montaña es siempre una opción controvertida cuando se trata de una embarazada. Además del esfuerzo que hay que realizar en las caminatas, el problema está sobre todo en la altitud. Por encima de 3.000 metros el aire que respiramos tiene menos oxígeno y esto puede producir, de forma muy especial estando embarazada, vértigos y náuseas, Y seguro que estos dos síntomas son los últimos que pretendes potenciar.

Leer: Cuánto engordarás durante el embarazo y cómo hacerlo de forma saludable

Más sobre: