hipertension

Día Mundial de la Hipertensión

La dieta que puede ayudarte a prevenir y controlar la hipertensión

Se denomina DASH y este tipo de alimentación, muy parecida a la mediterránea, insiste en el consumo de alimentos saludables y la reducción de la sal

by hola.com

Si te han diagnosticado hipertensión arterial, te habrán dicho que debes cuidar tu alimentación, hacer ejercicio y realizarte mediciones periódicas. De esta manera podrás mantenerla bajo control y evitar complicaciones. Pero, ¿sabías que hay un tipo de dieta que se ha diseñado, específicamente, para personas que sufren esta dolencia? Se denomina dieta DASH (enfoques dietéticos contra la hipertensión, por sus siglas en inglés) y consiste en un plan de régimen  basado en el consumo de verduras, cereales, legumbres y bajo en alimentos de origen animal.

Según explica el doctor Abel Mariné, Catedrático en Nutrición y Bromatología en la Facultad de Farmacia de la Universidad de Barcelona, es una dieta muy parecida a la nuestra, la mediterránea, pero tiene variaciones específicas para mantener los niveles de tensión a raya. Por ejemplo, controla la ingesta de sal y reduce las grasas saturadas. De esta manera, y con las indicaciones particulares del médico, porque cada individuo es único, se logra mantener controlada esta dolencia, considerada un factor de riesgo cerebrocardiovascular y estar detrás de un gran número de casos de angina de pecho, infarto de miocardio, insuficiencia cardiaca, ictus, insuficiencia renal, alteraciones en la retina y en el nervio óptico –con visión borrosa o pérdida de visión–, disfunción eréctil y vasculopatía periférica.

- Relacionado: Si sufres de diabetes o hipertensión, vigila la salud de tus riñones

Sin síntomas pero con señales de alerta

La hipertensión arterial es uno de los principales factores de riesgo cardiovascular. Pese a esto, y a su elevada prevalencia, casi el 40% de los hipertensos desconoce que lo son, circunstancia que se debe a que la patología no suele presentar síntomas. De ahí que los caballos de  batalla sean la prevención y el control.

Actualmente, cuatro de cada diez españoles padecen hipertensión, un problema cuya prevalencia aumenta con la edad y llega a afectar a tres cuartas partes de la población a partir de los 60 años; sobre todo, varones. A partir de los 75 años, las cifras se igualan en ambos sexos. Sin embargo, la doctora Ana Martín Arnau, cardióloga del Servicio de Cardiología de HM CIEC, alerta de la incidencia de la hipertensión en pacientes jóvenes, especialmente varones, que llega a afectar al 15% en los menores de 30 años y supera el 25% entre los de 30 a 45 años.

Se estima que cuatro de cada diez personas con hipertensión arterial no están diagnosticadas. Ocurre, sobre todo, en varones menores de 45 años y esta incidencia se explica por la falta de síntomas. No obstante, la doctora. Martín Arnau asegura que “hay algunos signos que nos pueden alertar sobre el problema, como dolor de cabeza, dolor torácico, mareos, sensación de falta de aire o palpitaciones”. En estos casos, se recomienda siempre solicitar una consulta con un especialista.

- Relacionado: ¿Has oído hablar de la hipertensión arterial enmascarada?

hipertension2VER GALERÍA

 

Cómo sé si tengo la tensión alta

Un tensiómetro indicará si se tiene la tensión alta. Para ello se colocará un manguito hinchable en un brazo y este, que está unido a un aparato, realizará la medición.

Saldrán dos cifras: una correspondiente a la presión sistólica y otra a la diastólica. La primera mide la tensión cuando el corazón late. La segunda, cuando el corazón se relaja.

Estas son las cifras que se tienen en cuenta a la hora de decir si tienes la tensión normal o alta.

  • Normal: 120/80 mm Hg
  • Normal alta: 130/85 mm Hg
  • Hipertensión: 140/90 mm Hg

- Relacionado: ¿Por qué aumentan los casos de hipertensión en la menopausia?

Vida sana y dieta sin sal

Si sale la tensión alta, el médico aconsejará una serie de medidas para bajarla y controlarla. Entre ellas, vida cardiosaludable, es decir, limitar el consumo de alcohol, no fumar, controlar el peso y practicar ejercicio de manera habitual. La dieta será baja en sal y grasas. Y esto es, como decíamos, lo que promueve la dieta Dash. En cuanto a la sal, hay que recordar que la de mesa no es el único problema. La mayoría de los productos elaborados la contienen (el pan, los precocinados, embutidos, etc). Además, consumimos sodio a través de otros alimentos naturales (verduras, carnes, pescados, mariscos) por lo que llevando una dieta saludable con alimentos ‘reales’ y naturales y evitando los procesados, así como limitando la sal de mesa, podremos alcanzar las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, que aconseja que no pasemos de los 5 gramos diarios.

Con estas medidas, la tensión arterial puede bajar, sobre todo, si es leve. Si no es así, “se recurre al tratamiento farmacológico, pero siempre sobre la base del estilo de vida saludable. El tratamiento suele ser de por vida, ya que una vez controlada la hipertensión hay que mantener controlados los valores”, según concluye la cardióloga Ana Martín Arnau.

Más sobre: