laboratorio

Envases 'bio' a partir de algas y vegetales: la ciencia al servicio del medio ambiente

Revolucionarios descubrimientos para sustituir los plásticos en favor de sustancias ecológicas y biodegradable estarán al servicio de la población dentro de muy poco

by Gtresonline

La ciencia avanza a pasos agigantados en la lucha contra los envases de plásticos, tan contaminantes para el medio ambiente. Al igual que la industria de la moda ha sido pionera a la hora de crear y promover tejidos ecológicos y sostenibles extraídos a raíz de sustancias tan diversas como los propios plásticos y basuras procedentes de los fondos marinos, o bien encontrar en algunos vegetales la alternativa sostenible y vegana al cuero, en el campo de la ciencia también se están haciendo importantes descubrimientos para contribuir a la protección de nuestro entorno. Algunos de los más destacados en los últimos tiempos ha sido el de la creación de envases bío a partir de algas o de la piel de ciertas frutas y verduras, algo que hace unos años parecía propio de la ciencia ficción y que, dentro de muy poco, serán una realidad al alcance de toda la población.

Leer: Formas sencillas de reducir el uso del plástico en tu hogar

Envases biodegradables a partir de algas

La diseñadora Margarita Talep ha estado al frente de un aplaudido proyecto en Chile, al desarrollar un nuevo material sostenible y biodegradable para el envasado de productos alimenticios cuya principal materia prima son las algas. Decepcionada por empleo masivo de plásticos no reciclables e innecesarios para envolver alimentos, decidió desarrollar sus propios embalajes ecológicos utilizando principalmente agar, una sustancia gelatinosa procedente de algas marinas -que actúa como polímero- a la que añade agua y tintes naturales de verduras y hortalizas como remolacha, zanahoria y col morada.

Bajo su propia marca, Desintégrame, y siguiendo esta técnica tan pionera ya ha realizado varios experimentos como un estuche para bolígrafos, pajitas o una tarjeta de visita, aunque su verdadera aspiración es que, en un futuro no muy lejano, se utilice como reemplazo para los plásticos desechables o de un solo uso.

envase-pastaVER GALERÍA

Leer: Los supermercados españoles suspenden en su política de plásticos

Bioplástico obtenido de la piel del tomate

Nuestro país también ha sido el escenario donde Investigadores de la Universidad de Málaga, del Instituto Ciencias Materiales de Sevilla (CSIC-US) y del Instituto Italiano de Tecnología han creado un bioplástico a partir de la piel del tomate. Un importante descubrimiento cuya principal utilidad es la de recubrir el interior de latas de bebidas y de conservas de aluminio con una capa aislante de film biodegradable para proteger el producto en su interior.

Los científicos han conseguido imitar las propiedades físicas y químicas del poliéster fabricándolo en un laboratorio a raíz de la descomposición y disolución de los desechos del tomate. Entre sus características destacan su permeabilidad del agua, así como la capacidad para retenerla e impedir la entrada y salida de gases. Otra de sus ventajas es su viscosidad y elasticidad, lo que permite su adaptación a la superficie. Además, este plástico sintético es inerte -es decir, que no responde ante reacciones químicas- y completamente inocuo. Por supuesto, también es biodegradable, por lo que tiene un mínimo impacto medioambiental.

Más sobre: