diabetes-fruta

No te creas estos mitos sobre la diabetes

La falta de información genera falsas creencias sobre la diabetes y ello puede dificultar el día a día de la enfermedad

by Nuria Safont

La diabetes es una de las enfermedades, junto al cáncer, de la que circulan más afirmaciones, algunas de ellas, sin un ápice de sentido común. De hecho, la plataforma digital ‘Salud sin bulos’ ya se ha hecho eco de algunas de las 'mentiras' más comunes y advierte de sus riesgos para la salud.

Una de las causas que provoca esta situación es la falta de información sobre las causas, tratamiento y su control, que genera la aparición de falsos mitos. Los expertos recuerdan que ante cualquier duda respecto al manejo de la enfermedad hay acudir al médico, ya que es la mejor fuente de información.

- Relacionado: ¿Cómo prevenir la diabetes a través de la alimentación?

Los bulos más frecuentes 

Los diabéticos no pueden comer algunas frutas. “Los diabéticos pueden y deben tomar al menos tres raciones diarias de fruta”, según afirma el dietista-nutricionista Manuel Moñino, presidente del comité científico de la asociación 5 al día. Eso sí, lo ideal es consumirla entera, con su fibra, para evitar el azúcar libre que contienen los zumos.

La diabetes se cura con clavo y canela. Se trata de un bulo que surgió el pasado año y que circuló a través de internet. Aseguraba que se puede revertir la enfermedad con un remedio natural a base de agua mineral, clavo en polvo y canela. Por supuesto, se trata de una falsedad, ya que esta patología, a día de hoy, no tiene curarse y menos con recetas caseras de este tipo. 

La diabetes tipo 2 no necesita inyecciones de insulina. Si bien es cierto que la diabetes tipo 1 es la insulinodependiente, algunos pacientes con diabetes tipo 2 pueden terminar necesitando insulina. Esto es debido a que al principio de la enfermedad, el páncreas puede fabricar insulina. Sin embargo, con el tiempo esta capacidad disminuye y puede ser necesaria la administración de insulina. 

- Relacionado: Así afecta la diabetes a tu estado de ánimo

Vivir con diabetes

Frente a un diagnóstico positivo, los pacientes deben saber que pueden llevar una vida totalmente normal, eso sí, "con una serie de pautas para evitar complicaciones", afirma la doctora Marta López Tomás, e-Health Medical Manager, de Cigna, que enumera los siguientes aspectos que los diabéticos tienen que tener en cuenta para vivir bien con diabetes. 

Adherencia al tratamiento. Seguir las indicaciones del especialista es clave para manejar esta enfermedad y evitar la aparición de complicaciones. Además de medir el nivel de azúcar en sangre, hay que cuidar la alimentación, hacer ejercicio y prestar especial atención a la piel, pies y salud bucal, sobre todo si se es mujer, ya que se tienen más complicaciones que los hombres.

Llevar siempre un botiquín. Debe contar con insulina o pastillas, medidor de glucosa, lancetas, tiras reactivas y carbohidratos por si se da una hipoglucemia.

Registro de las mediciones. Es imprescindible registrar los valores de glucosa (en el desayuno, almuerzo, comida, cena y antes de acostarse), con la dosis administrada y el tipo de insulina.

Elegir bien los alimentos. De acuerdo a su índice glucémico (IG), que es la velocidad en la que se produce el aumento de glucosa en la sangre. Los que tienen un IG más alto son la pasta, el arroz blanco, el azúcar de mesa, los precocinados, tartas, pan, etc. Es mejor combinarlos con los que tienen un IG más bajo (brócoli, espinacas, judías, lentejas, espárragos) ya que así se tolerarán mejor.

Hacer ejercicio. Es parte esencial del tratamiento de la diabetes. Lo ideal es hacerlo por la mañana y hacer una medición del azúcar, puesto que condicionará la intensidad y la duración del ejercicio, así como la necesidad de comer antes o después.

Controlar el peso. La diabetes, especialmente, la tipo 2, está asociada al exceso de peso y obesidad. Por ello, para controlarla, es importante llevar un control y adelgazar si es necesario, siguiendo una dieta personalizada y bajo la supervisión del especialista.

Si vas a conducir. Mide antes el nivel de glucosa y repite la prueba cada dos horas. Lleva siempre algo de comer.

Más sobre: