sinusitis

Sinusitis: cómo distinguirla de una alergia y qué tomar para tratarla

Los cambios bruscos de temperatura y la contaminación favorecen la aparición de infecciones que afectan a las vías altas. La sinusitis es una de ellas y produce mucha incomodidad a quien la sufre. Pero, ¿cómo saber si es alergia?

by Nuria Safont

Congestión nasal, obstrucción, presencia de moco en abundancia, que puede ser claro, o volverse más oscuro, pérdida de olfato, sensación de presión e, incluso, dolor facial o fiebre son los síntomas más frecuentes de la sinusitis, un problema que afecta a las vías respiratorias superiores y está causado por la inflamación de la mucosa de la nariz y los senos paranasales

La causa más frecuente de la sinusitis suele ser viral (por ejemplo, un catarro). "De hecho, la mayor parte de las sinusitis agudas -no crónicas- se deben a una complicación de un resfriado", aclara el doctor Ismael Rando, otorrino del Hospital Vithas Nisa Sevilla. Pero también puede ser bacteriana o alérgica. "Las sinusitis son un problema muy habitual en nuestra sociedad. Esto se debe, en parte, a nuestro ritmo de vida, al aumento de las alergias e, incluso, a la contaminación, que agrava los procesos alérgicos", explica el especialista en otorrinolaringología. Se estima que este problema pueden sufrirlo hasta 5 millones de personas en España y es normal que se produzcan hasta dos episodios al año. En los menores, puede aparecer hasta 10 veces. Pero, ¿cómo distinguirlo de una alergia? "Fundamentalmente, porque la alergia no suele causar dolor o fiebre. Solo congestión, estornudos y rinitis, es decir, secreción de moco", aclara el especialista. 

- Relacionado: Cómo te ayuda a combatir la alergia la haloterapia

¿Qué me puedo tomar para la sinusitis?

Debido a que la mayor parte de las sinusitis son virales "suelen curarse por sí solas, sin necesidad de tomar ningún tipo de medicación", recuerda el doctor Ismael Rando. En ocasiones, puede ser necesario tomar vasconstrictores o corticoides. La toma de antibióticos debe estar indicada por el médico, si él lo estima conveniente porque sospecha que puede haber infección bacteriana. "Es importante recordar que no hay que automedicarse, puesto que tomar antibióticos sin prescripción o el uso indebido de estos ha contribuido a la resistencia bacteriana, y ésta al aumento de todo tipo de infecciones, incluidas, las sinusitis. Por eso, hay que seguir escrupulosamente las indicaciones del médico en cuanto a la pauta farmacológica (dosis y tiempo)", advierte.   

La sinusitis suele responder bien a los tratamientos y evolucionar sin complicaciones pero, si al cabo de dos o tres semanas no remite o una persona la sufre recurrentemente, es posible que haya que recurrir a la cirugía.

Por otro lado, aunque se trate de una afección común en nuestra sociedad, hay que tenerle cierto respeto y acudir al médico para que realice un diagnóstico correcto y administre el tratamiento que considere. "Las sinusitis también se pueden complicar y pueden producir problemas muy serios como la meningitis, celulitis orbitraria -infección de la grasa y los músculos que rodean los ojos- o un absceso cerebral", alerta el doctor Ismael Rando. 

- Relacionado: Dolor de cabeza: causas y síntomas de que es algo grave

Hidratación y buenas defensas

La prevención de esta afección respiratoria pasa por fortalecer el organismo para evitar los resfriados o la gripe, así como mantener una buena hidratación e higiene. Estos consejos también contribuirán a no agravarlas:

  • Humidificadores. Los ambientes secos favorecen la sequedad de las mucosas y la aparición de infecciones. Para evitarlo, coloca humidificadores o cuencos con agua en los radiadores. 
  • Hidratación. Es importante que bebas abundantes líquidos para mantener el organismo bien hidratado.
  • Higiene. Hay que lavarse las manos con frecuencia, particularmente, después de dar la mano.
  • Hábitos de vida. Llevar una dieta sana, con abundantes frutas y verduras. Estos alimentos son ricos en antioxidantes y otros nutrientes que ayudan a reforzar el sistema inmunitario. Reducir el estrés. Evitar el humo y los contaminantes.
  • Fármacos. Los antihistamínicos pueden ayudar si la sinusitis tiene un origen alérgico, pero no conviene abusar, puesto que pueden volverla crónica.
  • Vacunación. Puede ser necesario vacunarse anualmente contra el virus de la gripe si el médico lo cree conveniente y sobre todo, en poblaciones de riesgo.

- Relacionado: Gripe o resfriado: cómo diferenciarlas por sus síntomas

Tumores malignos nasosinusales

La sinusitis también puede ser consecuencia de otros problemas, por ejemplo, pólipos, desviaciones del tabique, traumatismos y, aunque es menos frecuente, tumores que pueden ser benignos o malignos. Pro eso, lo que conviene prestar atención a los síntomas de alerta, sobre todo, cuando "aparecen de forma unilateral, afectando solo a un lado de la nariz, y progresiva”, explica el doctor Miguel Armengot, de la Sociedad española de Otorrinolaringología (SEORL-CCC). 

Los tumores malignos nasosinusales comprenden cerca del 3 por ciento de los tumores malignos que se originan en las vías aerodigestivas superiores. “Crecen en cavidades llenas de aire y solo se manifiestan cuando la cavidad está llena e invaden estructuras vecinas como puede ser el ojo, el cerebro, la cara, los nervios craneales y el aparato dentario”, apunta el doctor. Se trata por tanto, añade, de “tumores de diagnóstico tardío y en un estadío avanzado, de ahí su mal pronóstico”. 

Las causas están relacionadas con la exposición a contaminantes como el níquel, muy presente en el tabaco o en trabajos de soldadura o minería. “También se vincula con el cromo, presente en industrias de soldadura o pintura de cromado, o con el polvo de la madera”, indica el doctor Armengot. El problema es que el 10 por ciento de los pacientes que sufren estos tumores son asintomáticos o sufren síntomas similares a las enfermedades inflamatorias: obstrucción nasal, anosmia, dolor a la presión, epistaxis (hemorragia nasal) y rinorrea. Por ello, es importante que se incluya la visita al otorrino al igual que se pide cita a otros especialistas. 

Más sobre: