Remedios caseros para aliviar la indigestión

Remedios caseros para aliviar la indigestión

No siempre es posible evitar tener una mala digestión, pero sí aliviarla lo antes posible gracias a diferentes remedios naturales.

by Cristina Soria

Una mala digestión puede provocarnos todo tipo de molestias y dolores abdominales, hinchazón, gases, diarreas, vómitos y malestar general. En ocasiones estas molestias vienen causadas por un consumo excesivo de cafeína, alcohol, bebidas gaseosas, por comer demasiado rápido o por estrés.

Por suerte, este tipo de problemas pueden tratarse de manera sencilla y efectiva recurriendo a remedios caseros y cuidando nuestros hábitos alimenticios. Si los problemas digestivos son demasiado frecuentes, entonces será necesario consultar con nuestro médico y revisar nuestra dieta habitual para intentar detectar qué alimentos son los que nos provocan ese malestar.

Té verde

Es té verde es un aliado del sistema digestivo, ya que lo fortalece y le ayuda a permanecer saludable. Además, alivia las molestias causadas por una digestión pesada, ya que los polifenoles presentes en él aceleran el proceso digestivo, ayudando a que el hígado y la vesícula trabajen correctamente. El té verde reduce la irritación y la inflamación intestinal que provocan la gastritis y la colitis ulcerosa. Del mismo modo, evitará la hinchazón abdominal y las flatulencias causadas por la indigestión.

Leer: Ayuda a tu organismo a tener digestiones más ligeras

Limón y otros cítricos

El limón exprimido, mezclado con agua tibia, es uno de los grandes remedios para aliviar una mala digestión y una gran cantidad de problemas estomacales. El limón neutraliza los ácidos naturales del estómago, algo que pueden conseguir también otros cítricos como el pomelo y la piña. Si crees que vas a enfrentarte a una comida muy pesada, tomar antes unos trozos de piña o de naranja para aumentar el ácido estomacal y favorecer una buena digestión.

Jengibre

La raíz de jengibre ofrece múltiples beneficios para nuestra salud, como puede ser reducir la inflamación corporal, mejorar la digestiones pesadas y aliviar posibles náuseas. Un par de rodajas de jengibre fresco te ayudarán a sentirte mejor tras una comida demasiado copiosa. Al masticarlas estimulas los jugos digestivos, favoreciendo el movimiento intestinal espontáneo,  y eliminas cualquier atisbo de mal aliento. También puedes prepararlas en infusión y aliviar así la hinchazón estomacal y los gases que pudieran producirse.

Leer: FODMAP: la dieta para una digestión más saludable

Canela

Es muy poco conocido este uso de la canela, pero muy efectivo. Solo necesitas infusionar durante unos minutos media cucharadita de canela en polvo en una taza de agua hirviendo y beber lentamente.

Manzanilla

Seguramente es la infusión más conocida a la hora de aliviar cualquier tipo de molestia estomacal, ya que favorece la digestión, reduce la posibilidad de inflamación y relaja los músculos estomacales. Esto es posible gracias a uno de sus componentes principales, un principio activo llamado bisabolol. 

Manzana

La fibra de la manzana puede sernos de gran ayuda en cuanto sentimos los primeros indicios de indigestión. Comer una manzana, con piel incluida, ayuda a que esa fibra limpie las obstrucciones del sistema digestivo y nos haga sentir mejor.

Agua

Tan sencillo como efectivo resulta tomar un vaso de agua templada (o ligeramente caliente) a la hora de aliviar una mala digestión, ya que ayuda a relajar el estómago y a reducir posibles inflamaciones. Si además, la indigestión se transforma en descomposición o diarrea, beber agua a pequeños sorbos nos ayudará a reponer los líquidos perdidos.

Leer: 3 ejercicios para mejorar la digestión

Más sobre: