frutas-verduras

¿A qué nos referimos cuando hablamos de dietas 'plant-based'?

Los modelos de alimentación basados, fundamentalmente, en el consumo de productos de origen vegetal ganan cada día más adeptos por sus incontables beneficios

by Gtresonline

Puede que hayas oído mencionarla en alguna ocasión y no tengas muy claro cuál es su significado. La dieta plant-based es uno de los fenómenos que más auge está cobrando en el mundo de la nutrición y la alimentación saludable en los últimos años. No es otra cosa que aquella basada fundamentalmente en alimentos vegetales, lo cual incluye frutas, verduras, granos enteros, frutos secos, semillas y legumbres, pero pocos o ningún producto de origen animal. "La idea de la que parte es darle a nuestra dieta habitual una mayor importancia a los alimentos 'reales', frescos, de estación, sin manipulación por parte de la industria y reduciendo así el consumo diario de opciones congeladas, precocinados y comidas industrializadas", nos explica Javier Muñiz González, nutricionista y tecnólogo de alimentos.

De este modo, más que de un régimen restrictivo se trata de aplicar la recomendación de adoptar un estilo de vida saludable respaldada por organismos tan importantes como la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Fundación para la Investigación del Cáncer o la Academia de Pediatría, entre otras, por los numerosos beneficios que aporta. A continuación, te desvelamos todo lo que tienes que saber sobre ella.

Lee: Errores que te impiden comer sano

plant-basedVER GALERÍA

¿Qué beneficios aporta?

Según el experto, este modelo de dieta ayuda, principalmente, a la prevención de enfermedades de origen cardiovascular, cáncer, dolencias crónicas como la diabetes y otras dolencias degenerativas. Por otra parte, insiste en que la calidad nutricional de las grasas vegetales (sobre todo de las insaturadas) es otra de las principales ventajas de esta alimentación, contribuyendo también a un significativo aumento de los niveles de vitaminas, minerales, oligoelementos y compuestos fitoquímicos.

"La OMS y otros organismos afirman que cuantos más productos de origen animal se consumen, las enfermedades crónicas aumentan", nos recuerda. "Por tanto, cuanto menos se consuman en pro de los vegetales, será un factor muy positivo para prevenir el cáncer y enfermedades cardiovasculares". Esto se debe al carácter antiinflamatorio de los nutrientes y compuestos (como los carotenoides y flavonoides) muy presentes en los vegetales.

Además, en un mundo cada vez más preocupado por la sostenibilidad, cabe destacar que es muy respetuosa con el medio ambiente, ya que los costes ambientales asociados con la producción de elementos cárnicos, lácteos, huevos o pescados se reducen considerablemente con ella.

Lee: Los errores más comunes que los vegetarianos comenten en la dieta

Entonces, ¿se trata una dieta vegana o vegetariana más?

No obstante, aunque está basada en el consumo de frutas y verduras, no debemos confundirla con una dieta estrictamente vegana o vegetariana. Para Muñiz, la diferencia fundamental con estas reside en su perfil alimentario-nutricional, ya que se basa en alimentos de origen vegetal, "pero no de forma exclusiva". En las plant-based, se hace un consumo ocasional también de grasas y proteínas animales, aunque en cantidades pequeñas y en días concretos de la semana. Incluso, las bebidas alcohólicas de baja graduación están permitidas eventualmente.

Asimismo, destaca que uno de sus aspectos más interesantes a nivel nutritivo es la combinación de cereales u otros farináceos (como pan, pasta o patatas) con legumbres, un aspecto clave en una dieta equilibrada. Con todo esto, no es necesario complementar este modelo de alimentación con ningún tipo de suplementación puesto que ya se obtienen todos los nutrientes necesarios.

Más sobre: