avances-cancer-de-mama

Día Mundial del Cáncer de Mama

Descubre los avances más importantes en cáncer de mama

Estos son los avances más significativos en cáncer de mama y que han permitido aumentar la supervivencia en cinco años a más del 90% de las afectadas. Hay motivos para el optimismo.

by Nuria Safont

El cáncer de mama da miedo. Pero hay razones para perdérselo. A pesar de que una de cada ocho españolas será diagnosticada de esta enfermedad a lo largo de su vida, la posiblidad de 'curación' o, al menos, considerarla una enfermedad crónica, ya no es una utopía. Por ello, hay mucho que celebrar en este Día Mundial del Cáncer de Mama. Y es que, tal como recuerda la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), cada avance en su tratamiento que suponga un 1% de mejora en la tasa de recaídas hace que 260 mujeres menos recaigan de su enfermedad y puedan disfrutar de una mejor calidad de vida con reincorporación plena a su vida social y laboral. Cada uno de estos avances ha conseguido aumentar la supervivencia en un 20% entre los años 70 y la actualidad, apunta la SEOM. Por tanto, hay motivos para seguir luchando y ser optimista. Repasamos los hitos más significativos en torno a esta patología.

- Relacionado: 10 chequeos que pueden detectar a tiempo un problema de salud

¿Qué es el cáncer de mama?

Como su nombre indica, es un tumor que afecta a una o a las dos mamas. Se da, fundamentalmente, en mujeres. Pero también los hombres pueden sufrirlo. Se trata de la primera causa de muerte por cáncer y el tipo de cáncer más frecuente entre las mujeres en España. Cada año se diagnostican más de 26.000 casos, 11.000 más que hace diez años. A pesar de que se desconoce la causa exacta que produce la enfermedad, se sospecha que entre los factores de riesgo que predisponen a sufrirlo se encuentran los genéticos -ser una paciente portadora de una mutación genética-, el tabaco, el sedentarismo, la obesidad, una menarquia (menstruación) precoz, o la nuliparidad (no haber tenido hijos)”, señala la  doctora Alba Ginés, ginecóloga de la Unidad de Mama Ginemed-Hospital Vithas Nisa Sevilla.

Hoy hay mayor supervivencia

A principios de los años 80, las mujeres diagnosticadas de cáncer de mama tenían probabilidad de estar libres de recaída a los 5 años tras el diagnóstico que se situaba en torno al 70%. En la actualidad, la cifra se aproxima a casi un 90%. Este beneficio no se ha alcanzado repentinamente. En los años ´70 se obtuvieron los primeros resultados de los estudios que demostraban el beneficio de la quimioterapia administrada tras la cirugía. También por aquella época se demuestra el éxito del fármaco tamoxifeno como tratamiento hormonal para el cáncer avanzado de mama, que poco después se comenzó a emplear también en estadios precoces de la enfermedad.

Conocimiento del tipo de tumor 

Otro de los hitos más significativos, sin duda, en los últimos años, ha sido el conocimiento de la heterogeneidad del cáncer de mama. No hay un tipo de cáncer de mama, sino varios. Se trata de una enfermedad con subtipos biológicos diferentes que precisan tratamientos específicos. HER2, Luminal A, Luminal B y Triple negativo. 

Este descubrimiento de diferentes tipos de cáncer con distintos perfiles biológicos permitió en la década pasada incorporar nuevos medicamentos y más dirigidos, por ejemplo, los anticuerpos monoclonales como el trastuzumab al tratamiento del cáncer de mama HER2 positivo, que hasta entonces tenía mal pronóstico por su mayor agresividad. Ese mal pronóstico dio un giro. 

- Relacionado: Tengo cáncer de mama, ¿y ahora qué?

avances-cancer-de-mama-2VER GALERÍA

 

Además del trastuzumab, las pacientes con cáncer de mama HER2 positivo cuentan con un segundo anticuerpo –pertuzumab– que ha mostrado incrementar notablemente la supervivencia en estadios avanzados. De hecho, se ha advertido una mejoría de 15 meses en su esperanza de vida, llegando casi a los 5 años de supervivencia en un grupo de pacientes metastásicas que hace unos 15 años tenía un muy mal pronóstico.

También se ha añadido al arsenal terapéutico el T-DM1, un moderno fármaco que combina de forma conjugada quimioterapia y trastuzumab, y que es altamente efectivo en pacientes que fracasan en tratamientos previos.

Fármacos biológicos en cáncer hormonosensible

En las pacientes con enfermedad hormonosensible también se han comunicado resultados de nuevos fármacos biológicos que, asociados a tratamientos clásicos como la hormonoterapia, mejoran los resultados de estos. Everolimus primero, y más recientemente los inhibidores de CDK4/CDK6, como el palbociclib y ribociclib, son los ejemplos más relevantes y que han mejorado más la supervivencia libre de progresión de este subgrupo de pacientes.

avances-cancer-de-mama-5VER GALERÍA

 

Tratamiento del cáncer de mama metastásico

Entre las pacientes con cáncer de mama metastásico y con presencia de una mutación en el gen BRCA1/2 en la línea germinal, los fármacos inhibidores de PARP (también denominados inhibidores de la poli (ADP-ribosa polimerasa) como el olaparib y talazoparib han demostrado un beneficio significativo disminuyendo el riesgo de progresión comparado con la terapia estándar.

- Relacionado: ¿Qué es el cáncer de mama hereditario?

Cirugía más conservadora

Otro avance importante es que, en estas tres décadas, se ha incrementado el número de cirugías conservadoras y ha habido una menor intervención sobre la axila, evitando complicaciones como el linfedema y mejorando la calidad de vida de las mujeres con cáncer de mama. Además, en el caso de optar por la mastectomía y siempre que sea posible, se realiza una reconstrucción mamaria inmediata, una revolución terapéutica para aquellas mujeres a las que se les debe aplicar la amputación. Y es que, la pérdida de la mama puede provocar trastornos serios en el estado anímico. Incluso desencadenar una depresión.

Sin quimioterapia

En esta línea de maximizar la ecuación riesgo/beneficio de cada tratamiento, el test de expresión génica de 21 genes ha demostrado que muchas mujeres con cáncer de mama con ganglios axilares negativos y receptores hormonales positivos que obtiene una puntuación intermedia en el test molecular pueden evitar la quimioterapia sin que impacte en sus resultados oncológicos.

- Relacionado: Avances en cáncer de mama triple negativo

Más investigación y más ensayos para pacientes

En la actualidad, “gracias a la investigación, 8 de cada 10 mujeres superan el cáncer de mama a los cinco años del diagnóstico”, señala el doctor Miguel Martín, jefe de Servicio de Oncología Médica del Hospital General Universitario Gregorio Marañón (Madrid). Y añade: “la sociedad en general necesita concienciarse sobre el importante papel que juegan los ensayos clínicos en el avance del conocimiento y el tratamiento del cáncer de mama y, asimismo, las pacientes necesitan información para conocer las posibilidades de participar en un ensayo clínico”, explica el especialista, quien recuerda que “la investigación es la única vía para hallar tratamientos más eficaces y seguros para las generaciones venideras”. El doctor Martín es, además,  presidente del Grupo GEICAM de Investigación en Cáncer de Mama, grupo que ha lanzado la campaña #AyúdameaInvestigar, una iniciativa con un doble objetivo: fomentar la participación de las mujeres con cáncer de mama en ensayos clínicos y solicitar el respaldo de todas las instituciones públicas y privadas.

Y es que, a pesar de los avances en los tratamientos, un 30% de las pacientes diagnosticadas en una fase precoz de la enfermedad sufrirá una recaída. En este sentido, el doctor Martín subraya que es clave apoyar la investigación para generar conocimiento sobre el cáncer de mama y, al mismo tiempo, “fomentar el desarrollo de tratamientos personalizados con el objetivo de poder ofrecer a las pacientes terapias más adecuadas a las características moleculares de su tumor”. “GEICAM está comprometido con estos objetivos para conseguir y lograr en un futuro una supervivencia del 100%”, asegura.

Ejercicio y cáncer de mama VER GALERÍA

 

Mejora de la calidad de vida de las pacientes

Otro aspecto fundamental del cáncer es la calidad de las pacientes y supervivientes. En este sentido, también ha habido importantes iniciativas que han mejorado su bienestar, sin duda, contribuyendo a una mejor eficacia del tratamiento

Unidades de ejercicio físico para pacientes 

Mantenerse activo durante el proceso de un cáncer tiene muchos beneficios tanto durante como después de los tratamientos. Durante estos "ayuda a que los pacientes mantengan mejor su masa muscular y que reduzcan la fatiga que puede aparecer derivada de los tratamientos. Cuando terminan la fase anterior, el ejercicio físico ayuda a recuperar la masa muscular y a evitar la ganancia de peso que algunas pacientes con cáncer sufren, muchas veces derivadas de los tratamientos hormonales", señala Soraya Casla, responsable de la Unidad de Ejercicio Físico Oncológico de la AECC. Además, ayuda a recuperar la capacidad física que se pierde y es la única forma conocida de reducir la fatiga postratamiento que refieren casi el 70% de los pacientes oncológicos. Además de estos beneficios físicos, "se han observado numerosos bioquímicos todos relacionados con la reducción de la grasa corporal, que afectan al pronóstico de la enfermedad. En definitiva, mantenerse activos tras el cáncer ha demostrado tener impacto en una mayor supervivencia de pacientes con cáncer, en especial de cáncer de mama y colon", indica. Pero no sirve cualquier tipo de ejercicio, por ello en estas unidades se realiza una valoración personalizada. Además debe realizarse ejercicio físico moderado 150 minutos a la semana, lo que implica "realizar un ejercicio a intensidad del 70% de la capacidad cardiovascular, parámetro establecido en las últimas guías de ejercicio. Más o menos, necesitamos hacer ejercicio a unas 135-145 pulsaciones por minuto para hacer ejercicio físico moderado (si soy una persona sin problemas cardiovasculares)”. 

- Relacionado: El ejercicio físico, clave para superar el cáncer de mama

Técnicas de respiración

La relajación y las técnicas de respiración ayudan a que el paciente pueda pasar por el proceso de forma más tranquila, ayudándolo a gestionar mejor el estrés que puede sufrir durante este proceso. Por supuesto, "aquellas técnicas que impliquen un control emocional del paciente deberían estar impartidas o supervisadas por psicooncólogos formados que no solo enseñen estas técnicas a los pacientes sino que también les ayuden a entender muchos de los problemas emocionales surgidos durante este periodo", advierte Soraya Casla. La AECC cuenta con grupos específicos de relajación, así como clases de mindfulness, todos ellos impartidos por profesionales cualificados que aseguran al paciente la calidad del servicio.

Madres a pesar del cáncer 

Esto es posible gracias a la vitrificación de óvulos, que consiste en la extracción de este material genético femenino, su posterior congelación y su fecundación in Vitro para ser implantado, finalmente, en el útero materno una vez se haya eliminado la enfermedad y la paciente no tenga que someterse a ningún tratamiento agresivo. Si cuando se detecta el cáncer , el tumor se encuentra en un estado avanzado, es agresivo y no hay tiempo de realizar este tratamiento, se extrae tejido ovárico, según explica el  doctor Lizán. Nos encontraríamos entonces inmersos en una solución “de rescate”, puesto que “no da tiempo a realizar la estimulación ovárica para extraer ovocitos”, explica el doctor César Lizán, director médico de Clínicas EVA. 

Si todo va bien, habrá que esperar, como norma general, unos dos años, para proceder a la implantación de los embriones fecundados con esos óvulos sanos congelados, aunque cada caso es particular, y serán los oncólogos quienes tengan la última palabra sobre los inconvenientes que pueda tener el embarazo para sus pacientes.Si se trata de pacientes de alto riesgo, el plazo suele ampliarse hasta los cinco años. El embarazo posterior suele ser llevado, explica el experto, en unidades de alto riesgo obstétrico con el fin de ofrecer la mejor vigilancia posible en cada caso.

avances-cancer-de-mama-3VER GALERÍA

 

Información, apoyo y recaudación de fondos contra el cáncer 

No queremos dejar de mencionar todas aquellas iniciativas de apoyo a los pacientes y, que además, recaudan fondos para la investigación en cáncer de mama. Es el caso, por ejemplo, de Una palabra. Una mujer. Una vida, un diccionario de CMm, de Pfizer con el aval de la Federación Española de Cáncer de Mama (Fecma). Esta iniciativa tiene el objetivo de subrayar las diferencias entre cáncer de mama y cáncer de mama metastásico y que, a través del conocimiento de la patología, el uso del lenguaje que se utiliza comúnmente al dirigirse a las pacientes de esta enfermedad infunda comprensión y acompañamiento.

La Fundación CRIS contra el cáncer, por su parte, financia proyectos de investigación para luchar contra el 20% de los casos de cáncer de mama que en la actualidad son todavía incurables. En varios trabajos se está estudiando la efectividad de la inmunoterapia, que estimula las defensas naturales del cuerpo y que está dando muy buenos resutados en otros tumores, para combatir el cáncer de mama más agresivo. Es el caso de un proyecto de inmunoterapia en tumores de mama triple negativo, en el que se han utilizado las herramientas de análisis molecular y genético más innovadoras para identificar elementos en la superficie de las células cancerígenas que las distingan de las sanas. Esto ha permitido a los doctores Alberto Ocaña y Atanasio Pandiella, que han participado en el trabajo, la identificación de tres posibles dianas a las que dirigir los anticuerpos cargados con fármacos específicamente diseñados para atacar a las células malignas. “Una suerte de misil teledirigido cargado con el fármaco específico que puede terminar con la célula tumoral”, señalan los especialistas. 

- Relacionado: Fuerte apoyo de la Fundación Intheos a la investigación dedicada a curar el cáncer de mama

Más sobre: