metodo-canguro-irene-montero-pablo-iglesias

Método Canguro, la técnica que siguen Pablo Iglesias e Irene Montero con sus bebés prematuros

El líder de Podemos y la portavoz de la formación, que lleva dos meses de baja, cuidan a sus mellizos prematuros, Leo y Manuel, con el método canguro, una técnica basada en el contacto precoz, piel con piel, y que mejora el desarrollo de estos bebés. Este método se practica como complemento a los cuidados que reciben en las unidades de neonatología de los hospitales.

by Nuria Safont

Tener un bebé prematuro puede ser un gran golpe para los padres. Al miedo por la evolución de la salud, se suma la inquietud por la separación y la ansiedad que supone que permanezca solo en la incubadora, cuando debería estar en casa con sus padres. Afortunadamente, hay técnicas complementarias a los cuidados que reciben en el servicio de neonatología por parte del equipo sanitario que contribuyen a mejorar el bienestar de estos neonatos, así como el de sus padres. Es el caso del método canguro, que siguen Pablo Iglesias e Irene Montero con sus hijos Leo y Manuel, que nacieron el pasado 3 de julio a las 26 semanas de gestación. 

- Leer: Los riesgos de un parto prematuro como el de Irene Montero

Historia del Método de la Madre Canguro  

Hace cuatro décadas que el doctor Edgar Rey Sanabria y el doctor Héctor Martínez Gómez, del Hospital San Juan de Dios, de Bogotá, en Colombia, iniciaron y desarrollaron el Método de la Madre Canguro (MMC). A este programa llegaron por pura necesidad, debido a la escasez de incubadoras en el país, así como la alta tasa de infecciones en los hospitales. 

El método se basaba en la técnica que emplean las madres canguro con sus pequeños marsupiales. Estos nacen tan solo un mes después de ser concebidos. Sin embargo, permanecen en el marsupio, un tejido en forma de bolsa que actúa de forma similar a una incubadura, hasta ocho meses después. Desde allí irán lactando hasta completar su desarrollo. 

Este ejemplo de la naturaleza llevó a los médicos colombianos a iniciar un sistema nuevo que consistía en cuatro puntos básicos: colocar a los recién nacidos prematuros en contacto piel con piel en el pecho de la madre; fomentar la lactancia materna; adelantar el alta y continuar con los cuidados necesarios ya en el domicilio. En definitiva, un contacto precoz, continuo y prolongado piel con piel entre la madre y el niño prematuro, que ya ha demostrado innumerables beneficios para ambos. Es más, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda su implementación en los sistemas de UCI neonatales.

El encargado de introducir el método canguro en España en 1994 fue el doctor Adolfo Gómez Papí, prestigioso neonatólogo del Hospital Joan XXIII de Tarragona. Ahora, la mayoría de los hospitales lo fomentan con excelentes resultados. 

- Leer ¿En qué consisten los primeros cuidados del bebé prematuro?

metodo-canguro-irene-montero-pablo-iglesias-2VER GALERÍA

Beneficios para los bebés prematuros

"Cada vez son más las evidencias de los beneficios que el MMC tiene para los bebés prematuros. Se ha demostrado que este tipo de relación favorece la lactancia materna; refuerza el vínculo entre la madre y el bebé; reduce los niveles de estrés en el recién nacido; ayuda a regular su temperatura; disminuye el riesgo de que este desarrolle infecciones respiratorias (frecuentes en estos niños) y, en definitiva, hace que el desarrollo y la evolución de los bebés nacidos antes de tiempo sea más positiva", señalan el doctor Luis Cabero, director del Servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital Quirón de Barcelona y la coordinadora de matronas Pilar Soteras Guasch, en el libro 'La aventura del embarazo' (Ed. Planeta). 

El famoso pediatra Carlos González también ha recordado, en numerosas ocasiones, la necesidad de implementar este método en todos los hospitales, ya que, además de los beneficios para los pequeños, también reconforta a la madre, "se siente mucho más confiada, y le sale mucha más leche", indicó hace años en su libro 'Un regalo para toda la vida. Guía de la lactancia materna' (ed. Temas de Hoy). Por su parte, el doctor Gómez Papí señaló, durante unas jornadas auspiciadas por Suavinex, que gracias a este método, "devolvemos a los padres el protagonismo de cuidar a sus hijos al tiempo que reducimos la estancia hospitalaria".  

De hecho, el líder de Podemos, Pablo Iglesias, expresó ayer, en una entrevista con el periodista de Telecinco, Pedro Piqueras, su gratitud al equipo del Hospital Gregorio Marañón, en Madrid, donde permanecen ingresados sus pequeños Leo y Manuel por los cuidados que están recibiendo sus mellizos y ellos mismos. El secretario general de Podemos explicó en qué consiste el método y señaló lo bueno que es para los bebés el contacto piel con piel y "poder pasar horas sobre pecho de las madres, pero también con los padres". Iglesias resaltó que sus hijos están bien gracias a la Sanidad Pública y que han salido adelante pese a que un parto prematuro no es una buena noticia. 

- Leer Los riesgos más comunes del embarazo a los 40

Síntomas de un parto prematuro

Se considera parto prematuro cuando este se inicia antes de la semana 37 de embarazo. Se trata de una situación crítica para el bebé. Sin embargo, gracias a los cuidados adecuados que se dan en el servicio de neonatología y a los avances en tecnología, se ha incrementado el porcentaje de supervivencia y se ha reducido las secuelas de estos pequeños.  

Hay diversos indicios que pueden alertar a la madre de que está sufriendo un parto prematuro: 

  • Sangrado vaginal rojo brillante. 
  • Secreción espesa y mucosa con sangre.
  • Contracciones con dolor de lumbago o presión en las ingles o muslos.
  • Sangrado y cólicos en la tripa. 
  • Rotura de aguas, pérdida de líquido. 
  • Contracciones, más de 5 por hora, dolorosas y con ritmo regular. 
  • Intensificación de estas contracciones. 

Existen diversas causas que pueden propiciar un parto prematuro. La edad de la madre; una infección materna; embarazo múltiple; tensión alta; ser fumadora; el estrés; la obsesidad; desprendimiento prematuro de la placenta o placenta previa, entre otras causas. 

Aunque no siempre se puede prevenir, un seguimiento adecuado del embarazo, dejar de fumar, no beber alcohol, mantener un peso adecuado durante el embarazo y reducir, en la medida de lo posible, el estrés pueden reducir el riesgo de parto prematuro. 

- Leer: El parto prematuro de María Zurita por un desprendimiento de placenta 

Más sobre: