gatos sentidos

Descubre cómo funcionan los sentidos de tu gato

Los felinos cuentan con un sexto sentido adicional, lo que, unido a las características especiales de los otros, les hace poseedores de unos particulares 'superpoderes'

by Gtresonline

Los gatos son mamíferos carnívoros, cazadores y depredadores por naturaleza, unas características que les hace percibir el mundo de una manera muy particular y a lo que sus sentidos están especialmente enfocados. A diferencia de otras especies animales, los felinos, en lugar de los 5 tradicionales, cuentan con uno extra, por lo que poseen un sistema sensorial muy desarrollado y superior, en muchos aspectos al del ser humano, sobre todo en la vista y el oído. Esto convierte a nuestras mascotas en una suerte de 'superhéroes' capaces de ver en la oscuridad y distinguir sonidos a frecuencias imperceptibles al oído humano. Unas virtudes que, unidas a las peculiaridades de su olfato, gusto y tacto, completan sus 'superpoderes'. ¿Quieres saber cómo funcionan y qué es lo que convierte a tu gato en un animal tan especial?

Lee: Descubre por qué tu gato vive de noche y no te deja dormir

Vista

Capaces de ver tanto de día como de noche, tienen un campo visual por mayor que el de los humanos, superior a los 200 grados, lo cual aumenta la profundidad. No obstante, a pesar de poder ver con poca luz (puesto que su retina aprovecha al máximo la luminosidad existente), esto también les hace reducir su precisión visual distinguiendo muy mal los detalles, sobre todo, en los objetos estáticos. Sin embargo, son capaces de percibir cuerpos en movimiento en la más absoluta oscuridad debido al calor que desprenden.

Oido

Su oído es especialmente sensible a las altas frecuencias y pueden escuchar tonos muy agudos, incluso, mejor que los perros. Una de sus peculiaridades más significativas es que cuando oyen algo, sus orejas rotan de manera independiente (gracias a los 27 músculos presentes en ellas) en esa dirección para focalizar con mucha más precisión el origen del sonido. De esta manera, pueden delimitar aún más la distancia a la que se encuentra.

sentidos gatosVER GALERÍA

Olfato

Los gatos tienen un sentido del olfato muy desarrollado, hasta catorce veces más fino que el del humano y con el doble de células olfativas en su nariz que una persona promedio. Algo que aprovechan para marcar y delimitar su territorio, además de para localizar su comida y arenero. Además, poseen un órgano sensitivo en el paladar llamado de Jacobson u vomeronasal, que se encuentra en el paladar y les permite saborear a través del olfato en lugar de por el gusto.

Tacto

Es uno de sus sentidos más peculiares puesto que lo tienen concentrado en sus bigotes característicos, llamados vibrisas, también presentes en otras zonas de su cuerpo como las cejas o las muñecas. Estas se encuentran conectadas a su sistema nervioso y les indican la proximidad de los obstáculos, así como las variaciones en la presión del aire. Un dato curioso es que su longitud, al superar el ancho y la altura de su cuerpo, les permite calcular la anchura de las cosas y saber si pueden atravesar una abertura.

Lee: Estos son los cambios en la nariz de tu gato que debes vigilar

Gusto

Por el contrario que los anteriores, el sentido del gusto no lo tienen muy desarrollado ya que cuentan con menos papilas gustativas que los humanos. De este modo, no son capaces de percibir el sabor dulce de los alimentos, algo que según los expertos viene determinado por su naturaleza carnívora y su dieta alta en proteínas.

Su 'sexto' sentido

Muchos expertos hablan de una capacidad única de los felinos que consideran como su auténtico sexto sentido, el de la orientación. Diversas teorías exponen que los gatos poseen una especie de GPS interno que les permite sentir el campo gravitacional del planeta y así poder encontrar siempre el camino de vuelta a casa. Aunque existan historias de mascotas que han sabido regresar a sus hogares a pesar de encontrarse a miles de kilómetros de distancia, esto no siempre se cumple por lo que debemos extremar la precaución en el caso de que nuestros mininos estén habituados a pasar tiempo en el exterior.

Más sobre: