¿Cómo prevenir la caries dental?

El cepillado regular, evitar alimentos azucarados, así como la visita periódica al odontólogo, son las medidas más eficaces para prevenir la caries dental y otros problemas bucodentales.

Dr. Eduardo Junco


Colabora desde hace más de 20 años en la revista ¡HOLA! con artículos de divulgación y actualidad​ médica. ​En esta pequeña sección encontrarás información sobre todos los temas que afectan a nuestra salud y bienestar diarios​. Y todo ello contado con un estilo ameno, didáctico y profesional.​

La prevención de la caries dental consiste en mantener una buena salud general, realizar una higiene bucal diaria y mantener una vigilancia periódica y permanente. La ingestión y la administración local de flúor, junto con la limpieza y el cepillado de los dientes después de cada comida, son las premisas indispensables para prevenir y evitar la aparición de caries.

Debemos recordar que la aparición de las caries está condicionada por la existencia de factores hereditarios, metabólicos y constitucionales, pero que la causa más frecuente e inmediata es la falta de una higiene buco-dental adecuada.

Si a través de la limpieza y el cepillado diarios impedimos que se forme la placa dental, el esmalte no se altera y, por lo tanto, las bacterias no pueden progresar hacia el interior del diente y la caries nunca se producirá.

¿Cómo se produce la caries?

La caries es un proceso biológico de naturaleza infecciosa que comienza de forma imperceptible en la superficie de los dientes y que progresa de forma lenta hacia el interior.

La lesión comienza con la formación de la placa dental, que aparece a partir de restos alimenticios depositados en la superficie de las piezas dentarias, los cuales, al fermentar, favorecen el crecimiento y la colonización de bacterias y éstas producen la degeneración y la destrucción del esmalte.

Cuando la infección no se trata, el proceso avanza hacia el interior de la pieza dentaria, destruyendo la dentina y la pulpa. Los gérmenes y las bacterias lesionan el nervio sensitivo de la pieza, produciendo un intenso dolor.

caries-dientesVER GALERÍA

¿Cómo podemos saber si tenemos caries?

Al tratarse de un proceso lento e imperceptible, los primeros síntomas son muy difíciles de percibir. La única forma de saber si tenemos caries de forma precoz es a través de una exploración profunda de la dentadura por parte de un especialista.

La alteración inicial suele ser un cambio de color en la superficie de los molares, especialmente en las superficies de masticación y de contacto de unas piezas con otras.

Cuando el esmalte se altera y la infección progresa hacia el interior, aparecen síntomas como el dolor y las molestias al tomar alimentos muy azucarados, muy fríos o calientes, signo de que el nervio se encuentra poco protegido.

El síntoma principal de la caries avanzada es el dolor intenso y, más adelante, la rotura y pérdida de la integridad de la pieza dentaria. Cuando aparece ese dolor leve pero rápido y lacerante al consumir alimentos dulces, muy calientes o muy fríos, debemos ponernos en guardia y sospechar que la caries está avanzada, ya que este síntoma indica que la pulpa del diente está inflamada y que las bacterias han traspasado el esmalte y la dentina.

Medidas de prevención

La prevención de la caries debe estar presente desde edades muy tempranas. Debemos enseñar a nuestros hijos todos los hábitos de higiene bucodental, haciéndoles ver cómo los realizamos nosotros y estimulándoles a que nos imiten.

Además de las campañas escolares de higiene dental, fuera de las comidas hay que evitar el consumo de alimentos que contengan azúcares, como las golosinas y los caramelos.

Estos hábitos nos ayudarán a prevenir dichos problemas y otros que afectan a la boca: 

  • Cepillado de los dientes después de cada comida con pasta dentífrica que contenga flúor.
  • Uso de hilo dental para la limpieza de los espacios interdentales.
  • Enjuagues periódicos con colutorios fluorados.
  • Sellado de las superficies de masticación para prevenir la aparición de placa dental.
  • Aplicación de flúor.
  • Visitas periódicas al dentista una o dos veces al año.

Más sobre: