Tal vez no deberías pelar la fruta y la verdura antes de comerla

Tal vez no deberías pelar la fruta y la verdura antes de comerla

Cuando deshechas la piel de determinadas frutas y verduras, deshechas también una gran cantidad de nutrientes muy beneficiosos para tu organismo.

by Cristina Soria

Cuando nos planteamos la posibilidad de comer la piel de determinadas frutas y verduras, es muy común que asalte la desconfianza. No en vano, están recubiertas de una cera que les da ese aspecto brillante (y las preserva de la deshidratación) y han sido sometidas a un tratamiento con químicos y pesticidas. Sin embargo, la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) asegura que, siempre que lavemos estos alimentos con abundante agua son seguros a la hora de consumirlos. 

Cuando tengamos la opción de consumir frutas y verduras cultivadas de manera ecológica, estaremos evitando la posible acumulación de gérmenes y pesticidas. Además, no solo las pieles de las manzanas y las peras son comestibles. Otras como la del kiwi, la naranja o la patata son sorprendentemente beneficiosas.

Leer: Cómo lavar las frutas y verduras por tu seguridad

La manzana y su efecto saciante

La manzana siempre ha tenido fama de ayudar a tener una buena salud. Y su piel es tan beneficiosa como su interior, entre otros motivos porque es rica en ácido ursólico. Se trata de una sustancia que ayuda a que los músculos crezcan correctamente y a evitar su desgaste. También cuida de nuestra piel y nuestro cabello porque es un activador del colágeno muy efectivo. Además, ayuda a controlar los niveles de colesterol y glucosa en sangre. Otra sustancia presente en su piel es la pectina, un hidrato de carbono complejo que nos da sensación de saciedad y que permite una lenta absorción de los azúcares refinados y grasas.

La manzana y su efecto sacianteVER GALERÍA

La pera, perfecta para eliminar toxinas

La piel de la pera es aún más rica en pectina que la de la manzana. Los elevados niveles de esta sustancia en la pera ayudan a disminuir la cantidad de grasa corporal, a la vez que aumentan el nivel de masa muscular. También aporta un efecto saciante y ayuda a prevenir el estreñimiento. Mantiene a raya los niveles altos de colesterol y triglicéridos para que no se eleven, y mejora la intolerancia a la glucosa. Por si esto no fuera poco, es rica en magnesio, un mineral necesario para el buen funcionamiento intestinal. Y también contiene mucha agua, imprescindible para depurar nuestro organismo y eliminar las toxinas que se acumulan en él.

Leer: Di qué vitamina te falta y sabrás qué fruta debes tomar

El kiwi, contra el envejecimiento celular

Su piel tiene un alto  contenido en dos variedades de la vitamina E (el alta y delta tocoferol) que son antioxidantes que previenen contra el envejecimiento celular, combaten la anemia y evitan las enfermedades cardiacas. A la hora de consumirla hay que lavarla muy bien para eliminar los pelos que la cubren y así poder comerla entera.

El kiwi, contra el envejecimiento celularVER GALERÍA

La patata mejora tu estado anímico

Su piel contiene un elevado porcentaje de vitaminas del complejo B y C,  y una gran cantidad de minerales como el potasio, magnesio, fósforo, hierro y zinc. También es rica en fibra y. mantiene a raya los niveles de glucosa y colesterol en sangre. Tiene  efecto saciante, ayuda a la reparación celular, y regula tu estado de ánimo al segregar serotonina y dopamina. Su piel resulta fácil de consumir porque puedes tomarla cocida, al vapor o al horno. 

La patata mejora tu estado anímicoVER GALERÍA

La berenjena repara el daño celular

Su piel contiene un potente antioxidante llamado nasunina, que ayuda a reparar el daño celular. Además, su cáscara cruda se emplea en fármacos indicados para bajar los niveles de colesterol en sangre. Si quieres tomarla cruda, añadela a tu ensalada. También puedes optar por una receta más tradicional al horno.

Leer: Los colores de las frutas y verduras cuentan mucho de ellas

Más sobre: