Tratamiento para evitar el mareo del perro en el coche

Lo que tienes que hacer para evitar que tu perro se maree en el coche

Hay tratamientos que pueden evitar que tu mascota lo pase mal cuando viajáis. Pide consejo a tu veterinario para que todos podáis disfrutar de las vacaciones.

by Nuria Safont

El mareo en el coche en los perros es un problema muy frecuente y una consulta común en las clínicas veterinarias, ya que puede limitar la movilidad de dueños y mascotas en vacaciones.

Existen varios factores que hacen que tanto ellos como nosotros nos mareemos cuando viajamos. Por un lado, el procesamiento de la información que recibe el cerebro, la vista y el sistema propioceptivo (que nos permite saber nuestra posición) es confusa y contradictoria (estamos quietos pero todo se mueve alrededor). El cerebro interpreta que esa información está equivocada y activa unos mecanismos de defensa mediante el mareo y el vómito. También puede deberse a problemas de equilibrio originadas en el oído.  

En nuestras mascotas, estos factores se pueden mezclar con ansiedad. Y si han tenido una mala experiencia, es probable que en viajes sucesivos se muestren miedosos y el cuadro empeore. "Los animales se marean igual que los humanos por el movimiento. Se altera el sistema de equilibrio en el oído interno debido a los fenómenos de la conducción así como al movimiento del propio perro en el interior del vehículo. Por eso es importante que esté lo más quieto posible dentro del habitáculo. Asimismo, el estado anímico tambien influye. A más ansiedad, mayor probabilidad de marearse", señala el veterinario Félix Vallejo, de la clínica The Cat's Smile, en Madrid. 

Evitar el mareo del perro en el coche VER GALERÍA

Leer: 10 destinos 'dog friendly' para viajar con tu mascota 

¿Es solo ansiedad?

Cuando un perro se marea en el coche  babea, jadea, se puede mostrar nervioso y puede vomitar, síntomas que pueden confundirse con un problema de ansiedad. “Para abordar este problema, lo primero que debemos distinguir es si se trata de mareo o miedo, ya que el tratamiento será distinto”, recuerda la veterinaria y experta en comportamiento animal Adriana Mármol, de la clínica Triavet, en Sant Cugat del Vallés.

Si se trata de un problema de conducta, lo ideal es que le acostumbremos poco a poco a viajar en coche. Por ejemplo, realizando trayectos cortos al principio e ir aumentando la distancia progresivamente. Asimismo, hay que procurar que el animal no lo conciba como un castigo, ni lo asocie siempre a algo negativo (como subirse al coche solo para ir al veterinario). Lo ideal es que la mascota anticipe que algo bueno le estará esperando si se sube a nuestro vehículo. Llevarle a lugares donde se divierta o las recompensas podrán ayudarle a vencer el miedo. 

Durante el trayecto, hay que decirle palabras suaves y cariñosas para hacer que se sienta seguro. "También es aconsejable que no se mueva, por lo que será útil el uso de transportines especiales para coche", señala Félix Vallejo. Eso sí, siempre debe estar correctamente sujeto con sistemas homologados para evitar un disgusto. 

Leer: Cómo adiestrar y educar a mi perro sin castigos

Mareo cinético

El mareo ciéntico, es decir, el que se produce en el coche, ocurre en gran parte de los perros. Al menos un 75% de ellos lo sufren. Se puede distinguir de la ansiedad mediante la observación: si tu perro estaba tranquilo y contento antes de subir al coche y, cuando este se pone en marcha o al cabo de un rato, vomita, es probable que se trate de cinetosis. 

Si un cachorro lo sufre, es más probable que siga padeciendo este trastorno en la edad adulta. Pero limitar los desplazamientos o dejarle en una residencia no tiene por qué ser la única solución, ya que existen remedios que pueden atajar este problema y permitir a los dueños y a sus animales de compañía difrutar de las vacaciones o de los fines de semana fuera. 

Medicamentos contra el mareo 

Existen diferentes fármacos para tratar el mareo en perros. "Antiguamente, solo disponíamos de aquellos que tranquilizaban ligeramente al animal para evitar el movimiento (hoy también los podemos utilizar si el grado de ansiedad es muy alto). Sin embargo, en la actualidad contamos con medicamentos que inhiben el centro del vómito a nivel cerebral, y que no deprimen su estado de ánimo. También contamos con remedios más naturales. En cualquier caso, el tratamiento que se suministre debe ser supervisado y prescrito por un veterinario", alerta Félix Vallejo. 

  • Antiéméticos: son los más utilizados. Previenen y evitan las náuseas y los vómitos y hacen que el animal se sienta mejor durante el viaje. No producen somnolencia, se pueden dar a cachorros a partir de los 4 meses y se toleran muy bien. Además, su acción suele durar unas doce horas. 
  • Antiéméticos y sedantes: además de evitar el vómito, tienen un efecto sedante y depresor. No pueden administrarse en cachorros ni es aconsejable que los perros mayores o aquellos que tengan algún problema de salud los tomen. 
  • Feromonas: imitan a las feromonas que segrega la hembra para tranquilizar a los cachorros, por tanto, tiene una acción calmante sobre los animales. Existen diferentes vías de aministración para el coche (collar o spray). 
  • Remedios naturales: se trata de tratamientos sedantes que no deprimen el sistema nervioso central del perro. Ejemplo de ello son los "extractos de té verde (L-teonina) o los de Kava", señala Vallejo. 

Golpe de calor

Por último, si vas a viajar con tu perro en coche, no olvides que este puede convertirse en un horno con el calor. La temperatura de un vehículo, de hecho, puede duplicar la exterior incluso si está a la sombra. Un golpe de calor es un accidente muy peligroso para tu mascota que puede comprometer su vida conduciéndole a la muerte.

Por tanto, nunca dejes a tu perro o gato dentro del habitáculo, ni siquiera con las ventanas abiertas, con agua o aunque pienses que solo te vas a ausentar unos minutos. En el caso de que veas a un animal en situación de peligro, debes llamar de inmediato al 091, el teléfono de la Policía, pero no hacer una foto y romper el cristal, tal como se recomendaba en un bulo desmentido por el cuerpo de seguridad el pasado año.

Leer: ¿Qué hacer si me encuentro un animal abandonado?

Más sobre: