Senderismo

¿Te gusta el senderismo? Descubre sus beneficios

Mantente en forma y libérate del estrés practicando senderismo por el campo o la montaña. Es una ejercicio perfecto para tu salud física y mental que te hará disfrutar de un entorno natural.

by Cristina Soria

Si te decides a practicar senderismo estarás uniendo los beneficios del ejercicio físico al placer que produce tomarse un respiro y escapar del ajetreo de la ciudad. Además, descubrirás sitios nuevo y, si quieres, conocerás a gente nueva con la que puedas hacer tus caminatas por el monte.

Prepara una ruta y asegúrate de que sea sencilla: si no tienes mucha práctica es mejor no caminar más de 4 km al principio. Hazte con un buen calzado, viste ropa cómoda y lleva contigo una pequeña mochila con agua y comida. ¿Lista? Pues ya tienes lo que necesitas disfrutar del senderismo y de todos estos beneficios que te explicamos a continuación:

Pierde peso y tonifica tus piernas

Los ejercicios aeróbicos son los más adecuados para mantener un peso saludable, y el senderismo es uno de ellos. Aunque a la hora de perder peso no es una actividad tan efectiva como el running, si caminas 90 minutos habrás quemado entre 300 y 400 calorías mientras disfrutas del aire libre. Además, las pendientes ascendentes y descendientes a las que te enfrentes durante tu ruta tonificarán y moldearán tus piernas.

Leer: ¿Echas de menos el contacto con la naturaleza? Disfrútala sin salir de la ciudad

SenderismoVER GALERÍA

Aumenta tu autoestima

Según un informe publicado por la Journal of Environmental Science and Technology en 2010, entrar en contacto con la naturaleza, aunque sea por un breve período de tiempo, mejora nuestra autoestima y nos proporciona una placentera sensación de bienestar. Esto se debe a que practicar deporte al aire libre aumenta la producción de endorfinas, que nos hacen sentir más felices y nos liberan del estrés.

Además, cumplir el objetivo que nos hemos propuesto con cada ruta nos ayuda a sentirnos realizados, capaces y llenos de vitalidad. Echa la vista atrás cuando llegues a tu destino, ¿no te invade una sensación de placer y satisfación? Cada meta realizada hace que ganes seguridad y que te sientas más feliz y positiva.

Mejora tu salud a cada paso

Nuestro corazón se fortalece si caminamos durante un período prolongado de tiempo. De modo que, si practicamos senderismo, prevenimos posibles enfermedades cardíacas y mantenemos nuestra presión arterial en unos valores óptimos. Al mismo tiempo recibimos un mayor aporte de oxígeno, con lo que mejoramos nuestra capacidad pulmonar. Caminar de forma continuada es también una forma excelente de mantener el nivel de glucosa y de colesterol en sangre en unos niveles saludables.

Evita llevar demasiado peso y camina manteniendo una postura correcta para que tu espalda se libere de tensiones mientras se tonifica, al igual que tus rodillas y tobillos, que estarán más protegidos frente a posibles lesiones. Ayuda a prevenir la osteoporosis y, si la padeces, reduce sus efectos caminando: el senderismo favorece el aumento de la densidad ósea.

Leer: Los beneficios psicológicos del 'running'

Te alejas de la contaminación

Estando en mitad de la naturaleza, lejos de la polución, respiramos un aire más puro y de mayor calidad con el que recargar nuestro pulmones. Este aire mejora la oxigenación celular de nuestro organismo y reduce los síntomas de enfermedades respiratorias. Al sentir que respiramos mejor, nuestro sistema nervioso se calma y nos liberarnos de la sensación de estrés que a veces nos acompaña.

Nos ayuda a socializar

Si vas a hacer senderismo por primera vez, no te sorprendas si te saludan aquellos con los que te cruzas en el camino, a pesar de no conocerles. Se trata de una regla no escrita de los deportes de montaña que implica solidaridad y compañerismo entre las personas que están ahí, haciendo el mismo camino que tú, compartiendo ese pedazo de naturaleza. Así que cuando te encuentres con alguien sonríe y saluda, porque ese desconocido estará dispuesto a ayudarte si lo necesitas, y contará contigo si se da el caso contrario.

Leer: Cómo caminar rápido puede ayudarte a vencer la celulitis

Nos hace más respetuosos con la naturaleza

Al practicar senderismo entramos en contacto con la naturaleza y establecemos un vínculo casi íntimo con ella. Nuestro concepto de ser respetuosos con el medio ambiente se amplifica cuando nos encontramos inmersos en una ruta entre los árboles, avanzando por los caminos, mientras sorteamos riachuelos y descubrimos la vegetación propia de cada zona. Nuestra curiosidad innata nos hará estar receptivos a todo lo que encontremos a nuestro alrededor y aumentarán nuestros conocimientos sobre el entorno natural. Luego, ya en casa, te será más fácil reciclar, no malgastar agua ni luz, etc., porque la conexión que se crea entre ti y la naturaleza no desaparece cuando dejas de caminar.

Más sobre: