Si tienes las piernas hinchadas, vigila tu corazón

Hay muchas causas que pueden producir hinchazón en pies y piernas. La obesidad y el sedentarismo suelen ser las principales, aunque hay más, como los problemas de corazón. Te explicamos qué lo provoca y cómo puedes prevenir y tratar estas dolencias.

Dr. Eduardo Junco, Pediatra.


Colabora desde hace más de 20 años en la revista ¡HOLA! con artículos de divulgación y actualidad​ médica. ​En esta pequeña sección encontrarás información sobre todos los temas que afectan a nuestra salud y bienestar diarios​. Y todo ello contado con un estilo ameno, didáctico y profesional.​

El edema y la hinchazón de los pies, tobillos y piernas, el cansancio, la congestión y el dolor en las extremidades inferiores, son patologías muy frecuentes en edades medias y avanzadas de la vida. Este problema está íntimamente relacionado con problemas de sobrepeso, de vida sedentaria, alteraciones en la circulación y trastornos metabólicos.  Es más frecuente en mujeres y el calor ambiental agrava los síntomas.

¿Cuáles son las causas de las piernas hinchadas?

Las causas por las que las piernas y los pies se hinchan son numerosas y variadas. La suma de varios factores suele dar como resultado la retención de líquidos y las piernas pesadas e hinchadas. La mayoría de las causas son de naturaleza leve. Sin embargo, en algunas ocasiones puede deberse a fallos de órganos y sistemas, y puede tratarse de un tema más serio que comprometa la salud.

El edema es el resultado de la acumulación de líquido extracelular en los espacios intersticiales (entre las células) de los tejidos. Se suele producir por el desequilibrio entre dos presiones opuestas de los líquidos contenidos en los vasos sanguíneos y linfáticos, que son la presión hidrostática y la presión oncótica. Cuando aumenta la primera o disminuye la segunda, los líquidos salen al exterior y dan lugar al edema.

Factores que influyen en la aparición de edemas en extremidades inferiores:

  • Actividades laborales que exigen permanecer de pie durante largos periodos de tiempo.
  • Posturas mantenidas mucho tiempo. Ausencia de movilidad de las piernas.
  • Uso de ropas ajustadas que dificultan la circulación.
  • El sobrepeso, la obesidad y la vida sedentaria.
  • El embarazo.
  • Trastornos metabólicos y desequilibrios hormonales.
  • Problemas circulatorios venosos y linfáticos. Varices.
  • Algunos medicamentos (anticonceptivos, antidepresivos, antiinflamatorios).
  • Calor ambiental.

Las causas de mayor gravedad y repercusión orgánica que dan lugar a la retención de líquidos en extremidades inferiores serian: la insuficiencia cardiaca congestiva de variable intensidad y las enfermedades renales y hepáticas.

pies-y-piernas-hinchadas-causas-remedios-1VER GALERÍA

 

Circulación en piernas y pies

El estancamiento y la dificultad de la circulación venosa en las extremidades inferiores es una causa muy frecuente de congestión, edema, cansancio y dolor en las piernas y en los pies.

La sangre procedente de las extremidades inferiores circula y llega al corazón en contra de la ley de la gravedad. Esto se consigue por la acción conjunta de los músculos de las piernas, las válvulas venosas y las contracciones del corazón. Cuando las válvulas y el tono de la pared de las venas se altera, la sangre se estanca y se acumula, dando lugar a la dilatación de las venas y a la aparición de varices.

Las varices son dilataciones venosas ocasionadas por la alteración de las estructuras y la función de las venas, con fallo en el retorno venoso y el consiguiente estancamiento de la sangre.  Dan lugar a la dilatación, alteraciones estéticas, estancamiento, tortuosidad y relieves en la piel de las piernas.

Las varices están provocadas por la herencia, la edad, el sobrepeso, los embarazos múltiples, la vida sedentaria, la permanencia de pie durante tiempos prolongados y el uso de fajas, corsés y ropas ajustadas.

Síntomas de la mala circulación:

  • Pesadez y cansancio en extremidades inferiores relacionados con la permanencia de pie y el calor.
  • Calambres, picor y dolor en las piernas, pantorrillas y pies.
  • Edema, congestión y dolor. Alteraciones cutáneas y en estadios avanzados, ulceraciones.

Piernas hinchadas y pesadas y calor

La causa por las que se produce el cansancio, la hinchazón y el edema en las piernas en épocas de calor o durante el verano, se explica porque los capilares, que son la última y más pequeña estructura arteriovenosa localizada en la piel, se dilatan con el calor, retienen la sangre, esta se estanca y se vuelve más lenta, aumenta la presión hidrostática y da lugar a la salida de liquido al espacio extracelular con el consiguiente edema, congestión e hinchazón de piernas y pies.

Esta es la forma de prevenir los pies y las piernas hinchadas y pesadas y su tratamiento:

  • Control del sobrepeso y la obesidad.
  • Evitar la vida sedentaria. Hacer ejercicio físico.
  • Realizar tablas de gimnasia para mejorar la circulación venosa en extremidades inferiores.
  • Elevación de los pies durante la noche.
  • Poner las extremidades inferiores 30 cm por encima de la cabeza, varias veces al día.
  • Usar medias elásticas progresivas.
  • Usar ropas holgadas y traspirables.
  • Evitar la proximidad de elementos radiantes de calor.
  • Los medicamentos diuréticos, recetados por el médico, pueden ser beneficiosos.
  • El uso de laser E.L.A.V (Endo Laser Ablation Vein) para el tratamiento quirúrgico de las varices consigue resultados rápidos y eficaces.

Más sobre: