beneficios-del-beso-y-enfermedades-mononucleosis-1

Día Internacional del Beso

El beso te ayuda a elegir tu mejor pareja y reduce tu estrés

El beso es la mejor forma de cariño y tiene muchos beneficios para la salud. Además, nos ayuda a elegir pareja y a saber si continuamos o no con la relación. Pero también puede transmitir diversas enfermedades, alguna de las más conocidas es la mononucleosis.

by Nuria Safont

Nos besamos poco. O no lo suficiente, teniendo en cuenta los beneficios del beso. “Besar es una de las mejores maneras de compartir sentimientos entre dos seres. Es un acto incomparable a cualquier otra forma de expresión de cariño. El beso tiene su lenguaje propio que nos brinda la oportunidad de expresar nuestros sentimientos más profundos. Es algo sensual, supremo, que envía señales directamente a la región límbica de nuestro cerebro donde se originan sentimientos como la pasión, el amor y la lujuria. Besar nos transmite el olor, sabor, calidez y tacto de la otra persona”, señala el doctor Vaughn M. Bryant, del Departamento de Antropología de la Universidad de Texas.

Además, con el beso liberamos unas hormonas y endorfinas que reducen el estrés, nos ayudan a recuperarnos de la depresión, bajan la presión arterial y nos hacen sentir más jóvenes. “Besarse es tan bueno como la sopa de pollo y puede ser la panacea para todos tus problemas”, bromea el doctor estadounidense, experto en filematología, la ciencia que estudia el beso.

Pero hay más. El beso también puede fortalecer nuestras defensas. “En cuanto al sistema inmunitario, el beso lo refuerza debido a que la saliva contiene sustancias que combaten bacterias, virus, hongos, que estimulan el sistema inmunológico y crean anticuerpos contra ciertas enfermedades”, añade la doctora Juliana Mattozzi, de la clínica dental Toro Mattozzi, en Madrid. ¿Más beneficios en torno al beso? Por supuesto. 

Te permiten elegir la mejor pareja

Un estudio de la Universidad de Oxford observó que besar nos ayuda a elegir la mejor pareja. "Nuestra investigación anterior sugiere que las personas parecen utilizar los besos de dos maneras: en primer lugar, para evaluar la calidad e idoneidad de una pareja; en segundo lugar, para ayudar a mantener una relación a largo plazo una vez ésta se ha establecido. Otras investigaciones sugieren que los besos pueden ayudar a proporcionar cierta información sobre la idoneidad o "compatibilidad" genética de un posible compañero", indica el psicólogo Rafael Wlodarski​, uno de los autores del estudio, a Hola.com. 

Así lo corrobora el doctor Robin Dunbar, profesor de antropología evolutiva de la Universidad de Oxford y autor principal del estudio: "El beso nos permite verificar el ADN de la persona en cuestión y, especialmente, los genes del sistema inmune. Podemos hacerlo a través del olfato o del gusto, ya que los genes que determinan nuestra capacidad inmune también determinan nuestro olor y sabor (que están relacionados). Idealmente, queremos encontrar parejas que sean tan similares a nosotros", afirma el profesor, conocido por establecer la teoría que indica que nuestro cerebro solo es capaz de manejar 150 amigos. Por otro lado, el beso nos permite saber si estamos preparados para pasar al paso siguiente. "Los labios están llenos de receptores sensoriales. Y el beso es la etapa final del cortejo antes de comprometernos por completo (y permitir el sexo). El cortejo forma una serie de etapas en las que nos detenemos y evaluamos si nos alejamos o si permitimos que la relación continúe hacia una etapa aún más íntima", afirma el profesor Dunbar. 

Dicen mucho de tu relación 

Pero los besos también pueden actuar como un medidor de cómo está tu relación de pareja. "También hemos observado que, en las relaciones a largo plazo, la cantidad de besos se asocia directamente con la satisfacción de los miembros de la pareja", apunta el psicólogo. Esto no quiere decir que si nos besamos más nuestra relación será más saludable. Podría ser a la inversa: que la cantidad de besos sea un reflejo de la calidad de la relación. Es decir, "que en una relación más saludable haya más besos", matiza el experto. En cualquier caso, besos y satisfacción están relacionados. 

Por otro lado, y lo más interesante, los autores del trabajo no encontraron la misma relación al analizar la cantidad de sexo. "Ésta NO influye en la satisfacción de la pareja", según el doctor Wlodarski que añade: ¡hay algo único en la intimidad de los besos en las parejas duraderas que es más revelador sobre la calidad de éstas que el sexo!". 

Pero no todo son buenas noticias en torno al beso. De hecho, son un arma de doble filo ya que pueden convertirse en la puerta de entrada de organismos patógenos y hacernos enfermar.

Lee: Nueve estrategias para lidiar con el estrés

beneficios-del-beso-y-enfermedades-mononucleosis-3VER GALERÍA

Enfermedad del beso

La saliva puede ser un vehículo de transmisión de virus que favorezcan la aparición de “resfriados, herpes labiales, citomagalovirus –un tipo de herpesvirus- candidiasis, infección por estreptococo, verrugas, también puede aumentar el riesgo de caries o de otras enfermedades periodontales como la gingivitis. La hepatitis B también se incluye en la lista de enfemedades que pueden ser transmitidas cuando nos besamos”, enumera la doctora Juliana Mattozzi. Aunque, sin duda, la más conocida relacionada con el beso es la mononucleosis.

Lee: El príncipe Harry padece la 'enfermedad del beso'

Se trata de una enfermedad causada por el virus Epstein-Barr y que se transmite a través de la saliva, de ahí que se le denomine enfermedad del beso. Es más frecuente en adolescentes y jóvenes, aunque se puede sufrir a cualquier edad. Se manifiesta con fiebre, dolor de garganta, fatiga, ganglios inflamados, puede haber erupciones cutáneas y agrandamiento del bazo. En general, la mononucleosis no es grave, el tratamiento se basa en aliviar la sintomatología y suele curarse en dos o cuatro semanas sin secuelas. Únicamente, algo de cansancio en algunas personas.

Por su parte, el Virus del Papiloma Humano (VPH), una enfermedad de transmisión sexual, no se transmite por el beso, a pesar del miedo que suscita. Para que una persona portadora contagie a otra se debe dar el contacto por mucosas, bien a través del sexo genital, anal u oral. En relación a esta enfermedad, la doctora Mercedes Herrero, ginecóloga de Gine4 y HM Hospitales recuerda que, aunque se trate de la infección de transmisión sexual más frecuente, se puede prevenir.

La experta, impulsora de la web Salud Sexual Para Todos, una herramienta para divulgar  todo lo relativo al sexo desde un punto de vista médico, riguroso pero ameno, insiste en la necesidad de información sobre el VPH, comprensión de esta infección y de las diferentes fases, en la necesidad de la vacunación para la inmunización y el uso de métodos de barrera como el preservativo para evitar el contagio.    

Lee: ¿Cuál es la incidencia del virus del Papiloma humano?

Más sobre: