6 maneras de recuperar el equilibrio físico y mental

by hola.com
A veces vemos alterado nuestro ritmo interno ya sea por exceso de trabajo, cambios de rutinas, viajes… lo que nos provoca un desequilibrio vital que puede manifestarse de diversas maneras; desde dificultades para conciliar el sueño a episodios de estrés o ansiedad, migrañas, dolores musculares, cansancio, etcétera. ¡Es entonces cuando necesitamos de un plan de rescate para volver a la calma! Un poco de ejercicio, tratamientos relajantes como la reflexología o un baño con aceites esenciales harán que volvamos a la vida. ¡Toma nota!


  • Un baño de burbujas relajantes contra el insomnio. Alrededor del 30% de la población padece insomnio, según datos del Ministerio de Sanidad; un trastorno que afecta al equilibrio físico y psicológico de aquellos que lo padecen. Si es tu caso, antes de recurrir a los fármacos para tratar este problema, te animamos a encontrar otras alternativas más naturales que tenemos al alcance de la mano. Este es el caso de los aceites esenciales que, combinados con un simple baño de agua caliente, pueden ser grandes aliados contra la fatiga mental. Así que tómate el tiempo necesario para ti y descubre el poder relajante de plantas como la melisa, la albahaca, la manzanilla o el sándalo. Te proporcionará placer y bienestar de forma inmediata, eliminando tensiones y ayudándonos a dormir mejor. Aquí te dejamos algunas ideas para montarte el spa en casa.
  • Destensa tu musculatura. La tensión nerviosa está detrás de muchos casos de insomnio porque provoca que se agarroten los músculos y no descansemos bien. Para esto te vendrán bien algunos ejercicios de estiramientos para liberar las tensiones acumuladas. Te recomendamos que pruebes con disciplinas como yoga y pilates en las que se trabaja la destensión muscular a fondo. Por ejemplo, la postura del perro cabeza abajo en yoga ayuda a estirar todo el cuerpo a la vez que lo relaja.
           Lee: Cómo puede ayudarte el yoga terapéutico 
           Lee: Las posturas de yoga que más te ayudan a estirar

  • Iníciate en la meditación activa. Hace unos días te descubríamos el mindfullness, una herramienta milenaria que trabaja la concentración y nos ayuda a despejar la mente y dejar marchar las preocupaciones. Entre otros beneficios para el bienestar mental: reduce el estrés y la ansiedad, previene estados de depresión, nerviosismo... Una experta nos da las claves para iniciarnos en su práctica en este artículo: Meditación para principiantes
  • Concédele un gustazo al cuerpo. Muchas de las técnicas orientales de masaje buscan reequilibrar el bienestar emocional , que se manifiesta con migraña, insomnio o estrés, y contra problemas ginecológicos, como el síndrome menstrual. Es el caso del Tuina, un tratamiento terapéutico de la medicina tradicional china que se practica desde hace siglos y se basa en la idea de la existencia de una energía vital, llamada ‘qi’, de cuyo equilibrio depende nuestro organismo. Pero, además, esta técnica está especialmente indicada para el tratamiento del dolor muscular y nervioso: dolor de cuello, hombros o espalda, lumbago, ciática, ciática, ‘codo de tenista’, dolor de rodillas esguinces… De hecho, el Tuina está considerado como el origen del masaje suizo. Dónde: www.templodelmasaje.com
           Lee: 6 masajes relajantes y descontracturantes para deportistas

  • Practica la relajación creativa. Libérate del estrés dejando volar la imaginación y sacando tu vena más creativa: apúntate a un taller de teatro, clases de guitarra, planta un huerto urbano en casa o anímate a con uno de los últimos fenómenos editoriales; los libros de colorear para adultos que buscan el relax a través de la pintura (de Libros Cúpula).
  • Mejora el humor a través de una alimentación rica en triptófano. Es un aminoácido que sólo obtenemos a través de determinados alimentos y que nuestro organismo transforma en serotonina -que está considerada la hormona del amor y el buen rollo-. ¿Qué alimentos contienen triptófano? Sobre todo, la fruta (el plátano, la ciruela, la piña, naranja, kiwi...), los frutos secos (la nuez), el aguacate y ¡el chocolate! También las proteínas de la carne, el huevo (sobre todo la yema) y muchas legumbres son ricas en triptófano.
           Lee: 10 alimentos con propiedades antienvejecimiento

Más sobre: