Productos antioxidantes: ¡aliméntate de vida!

Estas sustancias ayudan a prevenir enfermedades y a retrasar el envejecimiento

by hola.com

Patologías tan importantes como el cáncer, las enfermedades degenerativas, las cataratas y las enfermedades cardiovasculares, o tan inevitables como el envejecimiento, pueden ser mejoradas con una dieta rica en antioxidantes. Son sustancias naturales contenidas en los alimentos que tienen una gran actividad depuradora.  Además, evitan el daño que ejercen sobre los tejidos productos químicos nocivos que son producidos por la oxidación y que se conocen como radicales libres.

Por esta causa, se recomienda una dieta rica en alimentos naturales sin aditivos ni conservantes, que aportan los antioxidantes necesarios para prevenir enfermedades y retrasar el envejecimiento.

¿Dónde se encuentran?

Betacarotenos. Son sustancias naturales precursoras de la Vitamina A. Las encontramos en los pigmentos de las hortalizas, sobre todo en las zanahorias, los tomates y las verduras verdes. Intervienen en el metabolismo de los epitelios, la piel, las mucosas, la retina y el tejido óseo.

Vitamina C. Su acción antioxidante es muy eficaz. Interviene en la coagulación y la cicatrización. Participa en los mecanismos de inmunidad ante las infecciones. El origen de esta vitamina está en verduras frescas y frutas, sobre todo, en los cítricos.

Vitamina E. Es la sustancia antioxidante que tiene una acción protectora celular más marcada. Es esencial para formar la estructura normal de las células y para la formación de las nuevas. Además, protege a los tejidos de la contaminación y reduce el envejecimiento celular. El origen de esta vitamina se localiza en los aceites vegetales, los cereales integrales, el germen de trigo, la yema de huevo y las verduras verdes.

Las flavinas. Son esenciales para la correcta actividad de diferentes enzimas. Actúan como intermediarias en la fisiología para la producción de energía celular y entran a formar parte de algunas hormonas. El origen natural de las flavinas lo podemos encontrar en los cereales integrales, las levaduras de cerveza, el té y las verduras frescas.

El selenio. Es un oligoelemento que interviene en el metabolismo de los tejidos elásticos y conjuntivos. Además de esto, mejora el aporte de oxígenos al músculo cardíaco, colabora en la síntesis de las postaglandinas y mantiene la elasticidad de los tejidos, retrasando de este modo el envejecimiento. El origen del selenio lo hallamos en alimentos como el germen de trigo, el salvado, los pescados azules, el ajo y los productos lácteos.

Más sobre: