Las 7 paradas para comer que haría cualquier gallego

Santiago, Cambados, Ribadeo... la ruta más deliciosa por Galicia a la que no te vas a poder resistir.

SANTIAGO DE COMPOSTELA

Parece imposible que una ciudad tan visitada desde la Edad Media guarde todavía algún secreto, pero así es. Incluso para los gallegos. Subir a los tejados de la catedral para contemplar la ciudad desde otro punto de vista, ver la restauración del Pórtico de la Gloria o visitar el Centro Galego de Arte Contemporáneo son planes que seguro muchos todavía tienen en la lista de pendientes.

Parada gastro: Restaurante Dos Reis, Parador de Santiago.
Además de probar sus especialidades –la caldeirada (a base de bogavante, vieira y langostinos), los mariscos de la ría o el solomillo de ternera–, sentarte a la mesa del restaurante del antiguo Hospital Real de Peregrinos tiene un fin solidario, pues una parte de lo que pagues en este restaurante –y en otros de la red– hasta el próximo 15 de noviembre irá destinada a mejorar la desnutrición infantil, una campaña en colaboración con la ONG Acción contra el Hambre.

Parador-de-Santiago-claustro-san-lucasVER GALERÍA

CAMBADOS

Su nombre siempre ha estado ligado al vino albariño. Y, para empezar a descubrir Cambados, ningún sitio mejor que la plaza de Fefiñáns, presidida por el tremendo pazo que le da nombre y que acoge dos de las veintitantas bodegas que hay en la localidad. Pero también el Museo del Vino, junto a las ruinas de Santa Mariña Dozo. Casonas señoriales, iglesias, torres y capilla adornan esta antigua parroquia marinera que es conjunto histórico.

Parada gastro: Restaurante Enxebre, Parador de Cambados.
Delicioso el pulpo a la gallega, el arroz con bogavante, la empanada gallega o unas zamburiñas y de postre el helado de queso de O Cebreiro. Para acompañar, una copa de vino albariño, por supuesto, que también se degusta en su terraza o en la Taberna del Albariño.

Parador-de-Cambados-merluza-a-la-gallega-con-ajada-dulce-y-cachelosVER GALERÍA

Parador-de-Cambados-zamburinas-a-la-planchaVER GALERÍA

MONFORTE DE LEMOS

La capital de la Ribeira Sacra guarda una grandeza monumental sorprendente en la que se impone hacer parada. Lo primero es ver su monasterio de San Vicente del Pino y los restos de su antiguo castillo, también el puente viejo sobre el río Cabe y el Colegio de los Escolapios, que todo el mundo llama El Escorial de Galicia, en cuya pinacoteca destacan varios cuadros de El Greco.

Parada gastro: Restaurante Enxebre, Parador de Monforte de Lemos.
Prueba su empanada de raxo, el bacalao semi asado sobre salteado de verduras y pasas y, de postre, su deliciosa filloa caramelizada. Otra idea es apuntarte a las cenas maridaje del restaurante (35 €), donde platos como el suquet de rape o la chuelta de jabalí se maridan con los vinos de la bodega Val da Lenda.

filloas-rellenas-de-mousse-de-queso-de-tetilla-y-crema-de-membrilloVER GALERÍA

RIBADEO

Solo por contemplar la playa de As Catedrais, ese auténtico monumento natural donde las gigantescas rocas horadadas por las poderosas aguas del Cantábrico y el viento han creado, a lo largo de los siglos, una auténtica catedral de piedra al borde del mar, Ribadeo ya merece una parada. Mucho más si además se disfruta de una experiencia gastro en una casona gallega de este pueblo marinero con las mejores vistas de la ría del Eo.

Parada gastro:  Parador de Ribadeo.
El arroz caldoso con bogavante, la merluza a la gallega y el bonito de Burela triunfan en su carta. Pero una buena idea es el 16 de noviembre apuntarse a su cena mágica, que incluye aperitivo con truco, pócima de calabaza, presa de porco celta glaseado y una fondue de fruta fresca y chocolate para acabar. Cuesta 30 € por persona.

Parador-de-Ribadeo--restauranteVER GALERÍA

BAIONA

Tiene un bonito puente, el de Ramallosa, con crucero y todo, una colegiata importante, calles estrechas y empedradas, un paseo marítimo de más kilómetros y una fachada marítima con galerías acristaladas. Pero, además, esta villa medieval posee una monumental fortaleza protegida por murallas y torreones y rodeada de jardines asomados al mar en la península de Monterreal, que ahora acoge el Parador. ¿Hay un lugar mejor para sentarse a la mesa?

Parador-de-Baiona-restauranteVER GALERÍA

Parada gastro: Parador de Baiona.
Dos ideas para degustar: el lomo de lubina salvaje con navajas sobre esencia de grelos o algunos de las variedades que se ofrecen en sus Jornadas del Mejillón gallego: al vapor, en escabeche, en salsa marinera, con arroz caldoso... Tienen lugar todos los fines de semana de octubre.

mejillones-al-vaporVER GALERÍA

PONTEVEDRA

La capital de Pontevedra es parada imprescindible, porque en cualquiera de sus plazas dan ganas de sentarse a comer. Cruceiros, pazos, soportales, fuentes ornamentales se ven en la de la Ferrería, centro monumental del casco histórico y uno de los rincones más animados, luego están la de da Estrela, la Verdura, la Leña, la de Méndez Núñez o la señorial del Teucro. Y sus pazos señoriales, su capilla de la Peregrina, su Illa das Esculturas…

Parador-de-Pontevedra-114-terrazaVER GALERÍA

Parada gastro: Casa do Barón, Parador de Pontevedra.
En este palacio renacentista decorado con antigüedades se come de lujo. El pastel de grelos y gambas, el arroz negro con chocos y las filloas rellenas de manzana son acierto seguro. Si después de una copiosa comida o cena, no has terminado todo,
puedes llevarte a casa lo sobrante en envases biodegradables y compostables de cartón elaborado con caña de azúcar. Desperdicio cero es la apuesta sostenible de Paradores. Todo sea por cuidar el planeta.

Parador-de-Pontevedra-pastel-de-grelosVER GALERÍA

RIBERA SACRA

En las escarpadas laderas de los cañones del Sil, cubiertas de espesos bosques de robles, castaños y abedules, crecen los viñedos en laderas escalonadas. Con estas uvas se elaboran algunos de los caldos gallegos más afamados, los de la Ribeira Sacra. Pero en este entorno de naturaleza espectacular puedes admirar también templos románicos, miradores espectaculares, monasterios y hasta hacer recorridos fluviales en catamarán.

PARADOR-DE-SANTO-ESTEVO-panoramicaVER GALERÍA

Parada gastro: Dos Abades, Parador de Santo Estevo.
Acierto seguro si pides alguna de las recetas elaboradas con castañas, como los huevos rotos con salteado de castañas pilongas y chorizo de manzana. Se degustan bajo la impresionante bóveda de piedra de las antiguas caballerizas del monasterio de Santo Estevo. Atención también al pulpo a la parrilla y a los postres como la Bica de Trives o la Bica de Castro Caldelas. Por supuesto, de acompañamiento, vinos de la Ribera Sacra.

PARADOR-DE-SANTO-ESTEVO-2VER GALERÍA

Más información: www.parador.es

Más sobre

Read more